¿Es la falta de capital el gran problema de España ?

Tradicionalmente se ha dicho que la falta de capital ha sido el gran problema de la Economía Española, esto es la falta de ahorro interno para la inversión en proyectos industriales y empresariales.

En su lugar siempre se ha acudido al ahorro y el crédito foráneo, de ahí que el desarrollo español haya padecido con el R78 dos problemas recurrentes:   discontinuidad del crecimiento, con alternancia de crecimiento económico y crisis brutales que resetean todo lo conseguido.  Y el segundo problema, el capital prestado se ha usado en crear burbujas absolutamente destructivas ,la última la inmobiliaria.

España tenía, efectivamente, un problema de capital antes de la entrada del Euro, y la única manera de compensarlo la desventaja era con una mano de obra barata, la turismodependencia, una industria concentrada en ciertas regiones y protegida y, finalmente,  la atracción de inversión extranjera no clavándola con impuestos.  Por eso, durante la dictadura franquista se pudo crecer económicamente sin generar deuda, pero eso sí, el capital, en comparación con las naciones más desarrolladas continuo siendo un problema dada su dependencia del exterior.  El problema pareció acabarse al entrar en el euro. Nunca había habido en la Historia de España tanto dinero disponible en una moneda fuerte para invertirlo en capital productivo, en despegar en todos los sentidos, creando una diversificación productiva en industrias, negocios, innovación, infraestructura productiva etc. Sin embargo el Régimen Político del 78, corrupto hasta la médula, no fue por ahí.

Durante los 80 ya el PSOE se había encargado mediante la eufemísticamente llamada reconversión industrial, en realidad exterminio industrial, de acabar con todas las esperanzas de que España tuviera una economía fuerte y potente.  En su lugar, el PSOE primero y el PP después, decidieron liquidar todo tejido productivo en el país y servirle en bandeja a una oligarquía patria parasitaria de rentistas, banqueros y ladrilleros toda la economía para que se enriquecieran aún más especulando a costa de la mayoría.  La antigua oligarquía franquista no sólo se adaptó a la nueva situación, sino que mejoró  ostensiblemente con el nuevo régimen.

Por supuesto, aquella destrucción industrial iniciada por el PSOE de Mr X. era producto también de la mala negociación con la Comunidad Europea que veía la  potencia industrial de España como un peligro a sus exportaciones.   El PSOE, funcionó como mamporrero de ambas partes: ajustando los intereses de la oligarquía española a los de los futuros amos europeos.  El PSOE traicionó así todo lo prometido a sus bases, renunciando a la ruptura política y creando un régimen político perverso  y  más corrupto que la propia dictadura franquista, a través de la compra del voto de la red clientelar y el manejo del Estado como un bien patrimonial propio.

 

España quebró en 2012. Desde ese momento el R78 se convirtió en una pura mascarada política.

No es sorprendente, por tanto, que cuando se introduce el euro, esta avalancha de dinero barato, como jamás antes había tenido España en su historia, no va a financiar los proyectos rentables e innovadores de la sociedad civil, sino a la oligarquía política y financiera. Era realmente esperpéntico, por no decir criminal, en la época de la burbuja inmobiliaria, comprobar al ir  un banco que no había ni un céntimo para proyectos productivos y rentables a medio plazo, pero sí para que cualquier inmigrante  recien llegado pudiera comprar un piso absurdamente burbujeado gracias al solicito crédito del banco de marras.  La oligarquía marcaba la marcha de toda la economía.

Toda esta monstruosidad económica llevó finalmente a lo que muchos dijmos con anterioridad basándonos en las cifras: estallido de la burbuja inmobiliaria y quiebra del país en 2012.  Fue en ese fecha, 2012, cuando , como se ve en el gráfico de arriba, se hundió la financiación a España. Ni aún por esas, el Régimen cambió lo más mínimo y ante la disyuntiva de salvar el país o el partido, optaron suicidamente por lo segundo, manteniendo todos los privilegios y gastos de la red clientelar. Cuando la quiebra era un hecho, y con ella el fin del estúpido y criminal R78, apareció la figura de Draghi (zona sombreada en el susodicho gráfico de arriba) y salvó in-extremis al R78 declarando que el BCE pondría todo el dinero necesario para sostener al régimen español.

Los artifices y embusteros del saqueo y el desastre.

La castuza del R78 jamás se dió por enterada, al contrario, se vendió la propaganda mentirosa , como si de una dictadura se tratara, que Rajoy había salvado a España  del rescate, engaño atroz, y con ello se siguió manteniendo no sólo los gastos suntuosos del parasitaje político, sino aumentando incluso la red clientelar, hasta llegar al día de hoy sin recorte alguno de los privilegios políticos y encima se aumenta la grasa del aparato funcionarial estatal al servicio del partido de marras.  Se falsean desde el gobierno los datos del empleo, cuando el real viene a estar en el 30%, si contamos trabajo precario, parcial y los que definitivamente ya no lo buscan porque han pérdido toda esperanza. Por supuesto ni la deuda pública, ni la exterior han dejado de aumentar , y así por cada euro de crecimiento del PIB se han generado 9 de deuda, demencial.  Basta que el BCE retire su apoyo financiero al R78,  o aumenta los tipos de interés, para que todo el edificio podrido corrupto se venga abajo.

Los españoles, sometidos a la constante propaganda embrutecedora de esta dictadura de partidos, no se dan cuenta de que están encima de un montaña de explosivos acumulados por los políticos que juguetean a su alrededor con teas ardiendo.

 

Share

La canalla política que arrasó con todo un país

A España le ha caído la peor peste que un país puede imaginar:  la de la dictadura de las facciones partidistas, que han enriquecido a una minoría esclavizando, a cambio, al resto de un pueblo : destruyendo primero su moral, luego su territorio y recursos naturales, y finalmente su propia supervivencia  económica vía deuda impagable.

Los nuevos partidos, caso de Podemos y Ciudadanos, han sido invención del propio R78 , una engañifa barata que pretendía simular que el propio régimen, que había llegado a lo más abyecto y degenerado de su actuación, podía ser reformado desde dentro mismo.  Una farsa que ha durado hasta que Podemos empezó a colocar a los suyos, participando del robo y el esquilme desvergonzado de España , mediante el pacto con los que antes llamaban casta y que ahora, a cambio de unos puesto en los gobiernos y administración, se convertían en demócratas de toda la vida.  El último episodio de la desverguenza traidora de Podemos lo hemos visto con el culebrón de estos días en Castilla-La Mancha, pactan mantener el degenerado gobierno del PSOE de Page, a cambio de recibir sueldazos, privilegios y sinecuras.

Esto sigue y no se le ve más solución que acabar desde fuera con el R78 negándose a colaborar con él.  El balance del desastre y la ruina ocasionada por la dictadura de los partidos, escondida tras mentiras contables del tamaño de una galaxia,  le da la razón material  y moral a la Resistencia que lucha para traer una democracia a España , una democracia con controles, que audite, limite y penalice el abuso del poder de las cúpulas de los partidos que nos han llevado a un camino sin salida.

Se crean siglas políticas cantinflescas y vacias de cualquier contenido sólo para robar y enriquecer a una minoría que luego se da la fuga dejando a una región en los huesos después de chuparle hasta la última gota de sangre. Lo hemos visto en todas las regiones de España, incluida esa supuesto modélica Cataluña exprimida por su oligarquía caciquil local que la ha convertido en una de las regiones más corruptas de Europa, a la altura de las búlgaras o rumanas, y que ahora clama, desvergonzadamente por la independencia para eludir su castigo penal.

El ejemplo de la isla de Lanzarote, la conocida hoy en día como isla de los imputados, resume perfectamente, como caso paradigmático, todo lo ocurrido en España en estos ultimos años.  El genial artista total,  César Manrique había convertido a la isla de Lanzarote en una referencia mundial de una nueva forma revolucionaria de transformar y hacer progresar a una sociedad mediante el turismo de alta calidad y un arte arquitéctonico y urbanístico integrado con el entorno.   La fórmula funcionó hasta tal punto que Lanzarote por un tiempo atrajo a lo más granado del mundo de la cultura y el arte. El turismo respondió por primera vez en la historia de España adaptándose a Lanzarote y no al revés.  Es lo que pasa cuando no hay políticos detrás, sino profesionales y genios que lo son por su trabajo reconocido internacionalmente, que las cosas funcionan y salen de manera original y encima creando riqueza material.

Lanzarote: de referencia mundial a la isla de los imputados. Los políticos del R78 en acción.

Pero el ensueño, aquel Camelot del Atlántico Sur que fue Lanzarote, empezó a resquebrajarse cuando Cesar Manrique murió en un, aún hoy en día no aclarado accidente de tráfico (25 septiembre de 1992).   En poco tiempo, como no podía ser de otra manera, se inventaron partidos políticos regionales, asociaciones de granujas y canallas realmente, que encontraron en la rapiña y la destrucción de la isla la manera de hacerse ricos: las hienas políticas han vencido y han ido acabando con todo lo hermoso y bello que tenía la isla y que Cesar Manrique trató de proteger, preservar y potenciar con el Arte. Una isla que fue maravillosa destrozada por la canalla política y económica. Se declaron ilegales 22 grandes urbanizaciones hosteleras disparatadas, pero los políticos hienas, los llamados nacionalistas isleños, tipos pobres hechos millonarios de la noche a la mañana, movieron a la manera de una mafia, toda la maquinaria de la corrupción, el soborno y la amenaza para  que no sólo no se derribaran esos 22 atentados urbanísticos, sino que se siguieran construyendo más.

Hoteles ilegales, como el papagayo, hasta un total de 22 en su día, hoy sin control.

Cambien Lanzarote por el nombre de otras regiones  españolas, cambien siglas políticas regionales y nombres de caciques por las de otros lugares del país: Tenerife, Madrid, Valencia, Mallorca…la podredumbre, la enfermedad terminal es la misma; la canalla política mediocre y con los rostros de cerdos ahítos por devorarlo todo, ciegos de ambición bajuna para los que la belleza y la justicia son enemigas mortales. El sistema en España simplemente está roto, no funciona, es un Estado donde no hay Derecho, sino leyes arbitrarias hechas en función de los intereses de las cúpulas partidistas, como en cualquier dictadura degenerada.

La corrupción política lo ha destrozado todo, allí donde se han metido los partidos no han dejado ni una olla sin ser agujereada. Cajas de Ahorro, empresas públicas, infraestructuras, planes de todo tipo, todo podrido, todo arrasado.  También cosas tan chuscas como la llamada SGAE. Hasta no hace mucho tiempo funcionaba perfectamente bien, por ejemplo pagaban con justicia por derechos de propiedad y explotación a los autores, la atención era modélica. SIn embargo, cuando se embarcaron los pseudoartistas que venían de los partidos, fundamentalmente del PSOE e IU, todo aquello cambió de la noche a la mañana, nunca habían ingresado tanto y sin embargo dejaron de pagar como hacían antes a los autores por sus derechos. Cómo era posible esto? se preguntaban autores como Vazquez  Figueroa, al que dejaron de pagar por derechos. La respuesta era clara: la SGAE se había convertido en una cueva de ladrones que recaudaban por derechos de autor pero para quedarse ellos con todos el dinero. Una corrupción desaforada, típica del R78, coronada con el cínismo más repulsivo y  jactancioso gracias a la impunidad que le da este régimen cocotero:  algunos visitaron  la cárcel por un corto tiempo, la mayoría ni eso, al contrario, la canallería está disfrutando de lo robado antes de planificar un nuevo asalto.

 

Urdangarín e infanta,disfrutando de lo ganado con NOOS. Vacaciones de verano 2017

 

Share

Así arruinan los políticos españoles a su país.

Pongamos un ejemplo, la isla de la Palma, tiene el 70% de su actividad económica concentrada en la producción de plátano, sin embargo, no hay ni una industria de transformación que genere mayor valor anadido que el de una commodity, el plátano, que tiene que ser sostenido con subvenciones de la UE para ser mínimamente rentable. Si no fuera por esta ayuda europea, habrían sido barridos por la competencia de la marca Chiquita . Todo un ejemplo  paradigmático que se puede aplicar a la mayoría de las regiones españolas:  economía hecha para rentistas y productores de la época jurásica.

En pleno siglo de la revolución de las máquinas inteligentes, de la automatización, de la robotización , de las inmensas redes de flujo de información global, tenemos que el capital y el esfuerzo de la economía de regiones enteras de un país supuestamente desarrollado como España se concentran en actividades improductivas, sin mercado, pero que encima , en el colmo del absurdo hay que pagar con dinero sustraido de servicios básicos.

Sigamos con el ejemplo del plátano, el kilo se vende a menos de medio euro, como con ese precio el agricultor se arruinaría la UE le pone casi el doble para que unos pocos cientos de personas y recursos continuen haciendo una actividad obscenamente ruinosa.  Si en vez de tirar ese dinero, unos 50 millones de euros actuales, se le diera a cada palmeño en edad de trabajar,  cada uno recibiría unos 2000 euros anuales, que por lo menos se gastarían en la Palma, generando más trabajo. Y no harían el primo rompiéndose el lomo  y malgastando a manta ese bien valioso de la isla como es el agua  para terminar regalando plátanos a toda Europa, en el mejor de los casos, o tirándolos a la basura, en el peor   Ejemplos así dejan en evidencia al esperpento de la política agraria europea, dinerales , recursos y capitales inmensos dilapidados para encima arruinar a regiones enteras.  Los políticos, son los principales impulsores de todo este delirio económico, con el único objetivo de mantener un puñado de votos cautivos, aunque cuesten decenas de miles de millones de euros, y la miseria para los que se no unan en colectivos que hagan ruido.

El Hierro. La estafa de la isla energéticamente autosuficiente.

En un régimen prebendario como el del 78, la cosa obviamente no termina aquí.  De hecho, es mucho peor, ya que nada queda fuera del alcance del partido político de turno, incluso las infraestructuras que en principio suenan como razonables y necesarias, son objeto de la rapiña y el engaño más desvergonzado. Tomemos el ejemplo de otra isla, la de El Hierro.  Se nos ha vendido la idea de que El Hierro es una isla energéticamente autosostenible a punta de energía verde. En un curioso proyecto con cinco aerogeneradores y una gran piscina que ha costado más de 100 millones de euros, se nos asegura  que rinde el 100% de la energía eléctrica que necesitan los 7000 habitantes reales de la isla. Sin embargo esto no es así.  Para ser así deberían haber construido un estanque de almacenamiento de energía potencial, con una capacidad entre 10-20 veces al volumen actual.  De hecho, los datos son claros: en el momento punta se ha llegado a generar entre un 40%-50%  de la energía eléctrica consumida, o lo que es lo mismo en la mayor parte del tiempo los habitantes de la isla de el Hierro han tenido que seguir tirando del viejo generador diesel  y consumir gasolina como si no se hubiera construido nada.   El resultado final: los herreños tienen que pagar más que antes por la electricidad consumida.  Los de siempre, gente del partido político de la región y los asociados de Madrid se han llevado unas cuantas decenas de millones de euros tomándole el pelo al mundo entero que han publicitado, y lo siguen haciendo, la Isla del Hierro como el primer territorio del mundo autosuficiente con energía verde. Viva el barón de Munchausen!

Y así podriamos enumerar cientos, si no miles de casos, por toda la geografía española, a cual más surrealista, granuja o canalla. Es lo que pasa cuando tenemos un régimen prebendario de hampones políticos, que roban de la obra pública y no contentos con eso, se valen encima de ella para salir en la foto como grandes gestores y salvadores de la Humanidad.

 

Share

España y Venezuela: el prebendarismo en acción.

El gran fracaso de Venezuela tiene poco que ver con el hecho de que el régimen se declare como socialista, de hecho si consideramos la encuesta sobre libertad de mercado e intervención del Estado resultaba ser menor que la de muchos paises europeos desarrollados. Tampoco se trata de un problema de autoritarismo, es decir concentración de poder en el titular del ejecutivo, que también puntua bajo en las escalas que existen al respecto para su medición.

No el fracaso de Venezuela como el de España se debe a que tanto el regimen bolivariano como el R78 español son regímenes prebendarios, es decir que aunque la intervención del Estado sea reducida en el mercado, el Estado sigue teniendo poder suficiente para arruinar a un país entero si su política se dirige a beneficiar a la red clientelar que lo vota y mantiene en el Poder. En el caso de Venezuela acabando con su gallina de los huevos de oro: el petróleo, en el caso de España, tirando de la barra libre de deuda que le proporciona el Banco Central Europeo y que tendrá que pagar los hijos y nietos de los actuales españoles con su propia miseria.

El caso de Venezuela es fácil de visualizar.   Cualquier imbécil con los precios altos del petróleo podía hacer la política económica que le diera la gana, que iba siempre a acertar. Chávez vivió en la época de los altos precios del petróleo, siendo que el 90% de la economía venezolana es dependiente de este “monocultivo”,  bastaba con no dejar de producir petróleo para comprar el voto de millones de venezolanos repartiendo subvenciones, regalias y prebendas.

La cosa hubiera ido bien, si en el colmo de la imbecilidad profunda a los bolivarianos no se les hubiera ocurrido otra que precisamente acabar con la gallina de los huevos del petróleo. Cómo perpetraron semejante salvajada? pues como hace todo regimen prebendario a la par que populista: criminalizando a toda oposición, empezando por los ingenieros y técnicos de Petróleos de Venezuela (PDVSA)- Y así Chávez echo a la calle a 18000 ingenieros y técnicos protestones dificilmente reemplazables, y los sustituyó por 100 mil incompetentes de su propio partido. Resultado : la producción de petróleo empezó a disminuir, de forma ya alarmante en la época de su sucesor, Maduro.

Reducción de la producción de pétroleo con Chávez y Maduro.

 

Por si esto fuera poco, Chávez destinó el presupuesto de la compañia estatal de petróleos a extender su red clientelar; y para rematar la faena, la gestión de las pensiones de sus trabajadores se las dió a los de su partido que enseguida hicieron caja con ellas mediante el clásico timo piramidal. La empresa bandera de Venezuela, se había convertido en una sucursal pirata del partido de Chávez.  A nadie le sorprendió que en 2012 una refinería explotara matando a 40 de sus trabajadores y ocasionando daños por 1700 millones de dólares.  Hasta el presupuesto para el mantenimiento de la empresa pública había sido esquilmado por el gobierno bolivariano.

Reserva de divisas extranjeras en Venezuela

Cuando en 2014 Maduro llega al poder se encuentra con una situación financiera catastrófica, toda las reservas atesoradas en los años de las vacas gordas habían sido consumidas.   Encima los precios del pétroleo habían caído de los más de 100 dólares el barril a  menos de 40 dólares. Lo cual habría sido un problema no tan grave, si  el fallecido Chávez no hubiera hundido la producción petrolera.

En ese momento, nadie imaginaba que lo peor aún estaba por pasar: a Maduro no se le ocurre otra que establecer una surrealista política de precios y de divisas que todo estudiante de Historia de la Economía sabe que desde Diocleciano está condenada al fracaso más estrepitoso: establecer un sistema de precios fijos y un cambio fijo de bolívar a dólar usano. El resultado era el esperado; hundimiento masivo de negocios, florecimiento del mercado negro como nunca y aumento salvaje de la corrupción y la criminalidad, convirtiendo a Venezuela en el segundo país con más homicidios del mundo luego de El Salvador, y muy por encima de Irak luego de finalizada la guerra.

Y es tan sencillo de ver que si no fuera por la tragedia de hambruna y desesperación que ha traido al pueblo  venezolano, sería una fuente inagotable para hacer chistes que pusieran en evidencia los disparates de un Estado prebendario (de hecho la moneda de coña del videojuego Warcraft cotiza el doble que el bolívar venezolano).  Cualquier gobernante con dos dedos de frente hubiera hecho un saneamiento fiscal y presupuestario estatal, recortando paguitas y subvenciones, para destinarlo a reflotar la producción de petróleo y medidas para diversificar la economía  ajustando el bolívar a la nueva situación. Maduro, lo hizo justo al revés, pensando que imprimiendo dinero  y decretando cambio fijo de divisas y precios  podría mantener a su régimen prebendario con el apoyo de las masas populares subvencionadas. El control de la calle, lo creía tener asegurado con el apoyo a los “colectivos”, bandas de matones armadas que rompen con violencia cualquier manifestación callejera contra el régimen.

Hiperinlación venezolana

Pero claro, las leyes de la Economía son como son, y los negocios, a consecuencia del cambio fijo impuesto por el gobierno entre el bolívar-dólar, no sólo dejaron de ser rentables, sino que arruinaron a sus dueños, hablamos no precisamente de grandes terratenientes o empresarios, sino de pequeños comerciantes, que fueron obligados a vender los productos importados a Venezuela 4 veces por debajo de su coste.  Aparte de arruinados, encima fueron criminalizados por el gobierno bolivariano  y sus negocios asaltados por la turbamulta, recordando aquellas escenas a las vividas por los judíos en la noche de los cristales rotos en la Alemania de 1938.

Pero las cosas, evidentemente, aún fueron a peor cuando el propio Estado se hizo cargo de la producción , distribución y racionamiento de los bienes y servicios cada vez más escasos.  Colas kilométricas para recoger arroz y papel higiénico. Escenas así no se habían visto en la Historia de Venezuela desde que el prócer de los proceses y dios supremo del panteón bolivariano, Simón Bolívar, obligara a punta de bayoneta a los 30 mil caraqueños a principios del siglo XIX a abandonar la capital ocasionando miles de victimas por hambruna y condiciones deplorables.  El mercado negro floreciendo por todos lados: esos bolivarianos de a pie, que según Maduro son el propio pueblo en las colas de racionamiento, esperaban largas horas no para consumir los productos recogidos, sino para a su vez venderlos en el mercado negro. Los propios funcionarios y autoridades bolivarianas hacían lo propio con el dólar, que podían comprar muy por debajo del precio oficial fijado por el gobierno para el resto de los ciudadanos. Esos dólares a su vez tenían como destino el mercado negro. Pura corrupción.

Encarecimiento salvaje de la cesta de la compra.

Todas las cifras económicas, como era previsible, han ido empeorando desde aquel entonces a un ritmo desconocido desde la II Guerra Mundial.  El régimen político, por contra, se ha ido volviendo más tiránico, culminando con la elaboración de una constitución que haría las delicias de cualquier dictador bananero.  Cifras económicas que el gobierno intenta ocultar,cuando no falsificar, pero son rápidamente puestas en evidencia cuando  cualquiera hace encuestas y mediciones estadísticas a pie de calle.  Inflación del 720% por ciento, venezolanos que sólo pueden comer patatas y tubérculos que crecen en casi cualquier sitio en Venezuela, eso sí, mientras al Estado no se le ocurra regular su producción, que si no ni eso.

Así ha quedado el país, otrora 4 más rico del mundo en los 50, y hasta los 80 el país con la renta per cápita más alta de Latinoamérica y hoy uno de los más pobres y cayendo a plomo, que literalmente es lo que viene haciendo desde 2014 cayendo un 30% anual en su PIB.

Y en España… tenemos algo similar. Aquí a los bolivarianos los tenemos repartidos entre los partidos estatales, son los responsables de la criminal burbuja inmobiliaria, de haber hundido el sistema financiero, de una corrupción extendida por todo el país y desconocida incluso en la dictadura franquista.  En España, sin embargo no hay petróleo, sino deuda del BCE que hay devolver en euros.  En España basta un simple aumento del tipo de interés fijado por el BCE para empezar a recorrer el camino venezolano.   En vez de hiperinflación, eso si, tendremos salarios de hambre y venta del país a cachitos a los tenedores de deuda española.  Todos los regimenes prebendarios con o sin petróleo terminan igual: arrasados como si hubiera caído sobre ellos la peor de las guerras.

 

 

 

Share