El cine español contra España

cinebasura

Estos días han aparecido dos bodrios fílmicos con pretensión de cine histórico: “La Reina de España”, del inefable Trueba y los “Últimos de Filipinas”, de no me acuerdo quién, mejor no saberlo.  Lo que cuenta es que el resultado es risible, estamos en lo de siempre, guiones inverosímiles con sesgo ideológico en tono pontificador que hiede durante todo el metraje. Y sobre todo, unos actores pésimos que recitan su papel como si estuvieran leyéndolo.  Penélope Cruz  jamás debió salir de los papeles de marginada que con acierto le asignaba Almodóvar.

bodrio

Lo único destacable de ambas películillas es  lo que algún mierdecilla gafapastoso ha calificado de “transgresoramente revisionistas”, o lo que es lo mismo, venirse a cagar en la Historia de España considerándola un error, y sus héroes, unos desquiciados analfabetos de condición australopitecina.  No hay más, ese es el valor del cine español, defecar en la propia España. Hasta el momento les ha rentado comercialmente en forma de subvenciones y apoyo desde el Estado corrupto de partidos, interesado en que al pueblo se le quede grabado en los surcos cerebrales,  que nunca en España se vivió mejor que bajo el corrupto régimen actual.

La gente, el pueblo, sin embargo ya no tiene las tragaderas de antes:  ahora mismo pasa lo contrario, todo lo que venga desde las instituciónes del Régimen, y el cine español lo es, una institución del régimen, es tomado por mentira, y su contrario por verdad.  Trueba lo acaba de experimentar en sus propias carnes, sus declaraciones contra España, puramente comerciales, pensando que así venderia mejor su anodina películilla, han tenido el efecto contrario  y anda por ahí ahora lamiéndose las heridas, cayendo aún más en el descrédito, al intentar tomar a todos por imbéciles con el consabido, donde dije digo ahora….

Con “Los últimos de Filipinas”, la cosa ha llegado al disparate de  tener que contemplar como los antiguos “enemigos” filipinos hacen una recreación más ajustada a la Historia, que la propia producción española, pura leyenda negra. El Régimen y sus cineastas subvencionados con nuestro dinero, usado para escupirnos a la cara, deben desaparecer hundidos por el rechazo, cuando no  la indiferencia mayoritariamente aplastante del público español , que se ha cansado de aguantar a tanto cineastilla mediocre y crematístico con pretensiones mesiánicas negrolegendarias.

[No os vamos a castigar poniendo el trailer de estos dos bodrios, en su lugar,  y como contraste, ahí  van los otros “Últimos de Filipinas”, ” Baler” es su título  original. Para los filipinos aquellos españoles fueron, aunque enemigos, valientes honorables para escarnio y verguenza de la mafia del cine español. ]

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.