El Cuento de la Inteligencia Artificial

Siendo nuevo por estos lares ansiteros, me presento primero. Mi nombre, como pueden leer es Dr Dutux, he dedicado mi vida, algunos dirían desperdiciado, a pringarme de todo eso que hoy se llama pomposamente ciencias de la computación. Para mi una aplicación del álgebra y la aritmética de toda la vida, como ya demostrara Donald Knuth. Aquí vamos a estar, sobre todo para ver por donde van los tiros en esto de la robótica y la programación aplicada a la economía y a nuestras vidas.

Los ordenadores siguen haciendo lo mismo, esto es traduciendo o compilando a ceros y unos las instrucciones que reciben de los humanos, para ejecutarlas en unos circuitos. Y no hay más. No hay máquinas inteligentes por ningún lado, porque lo que una máquina hace es ejecutar ciegamente las instrucciones y mover datos almacenados, esto desde que Turing y von Neumann inventaran el cacharro. Y ahí seguimos.

Y empezaré, por ello, desmontando el tema este de la inteligencia artificial y que los robots y algoritmos van a sustituir a los humanos en dos décadas. No es así, y quien dice 2, puede decir 3 décadas. No lo veo. Porque fundamentalmente seguimos haciendo lo mismo desde los años 90. Y si nos ponemos pijoteros digamos que desde los 70, poca revolución ha habido más allá de la irrupción de las bases de datos relacionales, la programación orientada a objetos y alguito de redes neuronales artificiales.

Los ordenadores siguen haciendo lo mismo, esto es traduciendo o compilando a ceros y unos las instrucciones que reciben de los humanos, para ejecutarlas en unos circuitos. Y no hay más. No hay máquinas inteligentes por ningún lado, porque lo que una máquina hace es ejecutar ciegamente las instrucciones y mover datos almacenados, esto desde que Turing y von Neumann inventaran el cacharro. Y ahí seguimos.

Claro, que se ha mejorado, en velocidad de procesamiento, capacidad de memoria y transferencia de datos, pero no hay ni rastro de que los ordenadores hoy sean más inteligentes que los cacharros mamotréticos de los 50. Ahora están miniaturizados, sí, pero con la misma inteligencia que un calculadora de Pascal movida por engranajes mecánicos. Una cucaracha sigue siendo un portento cognitivo al lado de todo el internet.

La alta velocidad de procesamiento y transferencia de datos, y su coste ridículo, da la impresión a la mayoría de que las máquinas son realmente inteligentes.  Pero la realidad es mucho más simple, si una máquina quiere hablar con alguien en chino,  lo que hace es rastrear todas las posibles respuestas a una pregunta en chino extraida de millones de conversaciones almacenadas en varias bases de datos, como lo hace en milisegundos, la maquinita en red nos da la impresión de que sabe hablar todos los lenguajes de la Tierra, no es así, es rapidez, no hay conciencia de idioma alguno.

Por eso, no se preocupen, ciertamente se automatizarán tareas, y es bueno que así sea. Ciertamente la productividad de los que manejen los cacharros tecnológicos de manera óptima aumentará a lo bestia, sí, pero ningún robot, ni algoritmo va a sustituir al humano allí donde la toma de decisiones basada en juicios conceptuales sea algo crítico. Todo esto es una moda que en unos pocos años se desinflará. Palabrita del Dr Dutux.

Ya les seguiré contando, en una próxima entrega, a quienes está beneficiando económicamente propagar esto de que la computación acabará con el trabajo de los humanos.

NOTA PS 15-02-17:  me han hecho llegar algunas críticas al artículo, contesto a una que me parece relevante. Va sobre los llamados lenguajes funcionales, y dice el crítico que es algo revolucionario.  Siento decirle que los lenguajes funcionales, como por ejemplo LISP, son de los años  50, y la base matemática es el cálculo Lambda de Church de los años 30.

Share

5 pensamientos en “El Cuento de la Inteligencia Artificial”

  1. Las neuronas que comforman nuestro sistema nervioso son tambien unidades computacionales completamente análogas a los circuitos integrados imcluidos en los chips modernos. es la configuracion de ese sistema de “puertas (bio)lógicas” (*) lo que crea la sobre-valorada inteligemcia natural. Nada que no pueda diseñarse con un software-hardware artificial. Sólo hay que asomarse con las herramientas adecuadas para descubrir el determinista y predecible funcionamiento fisisiológico para deducir que sólo el desconocimiento de la enorme complejidad forjada por millones de años de trial-error ha dado como resultado lo que hoy somos. Las redes neurales son un fructifero ejemplo de que no vamos mal encaminados. Mucha gente se sorprendería de los sofisticados experimentos que mediante optogenética y otras técncas innovadoradoras son capaces de hackear diversos aspectos de la conducta inteligente. El nivel de conocimiento y por tanto, la capacidad para imitar el sistema nervioso avanza pasos agigantados.

    *A modo ilustrativo baste conocer la puerta logica “Y” embebida en los canales iónicos NMDA que se creen respomsables de la formacion de memorias en los que la conjuncion de dos eventos concurrentes (uno procedente de la neurona que lo alberga y otro procedente de la neurona pre-sinaptica) son condicion necesaria y suficiente para que dicho canal iónico se active y desencadene reacciones biológicas en la neurona que lo alberga cuya consecuencia es el reforzamiemto de la sinapsis en la que el receptor NMDA fue activado de este modo.

  2. DeepMind, la inteligencia artificial de Google, ya es capaz de ‘recordar’ y usar lo aprendido en nuevas tareas.

    Compartir 1108 TWITTER EMAIL
    PUBLICIDAD
    14 Marzo 2017
    RAÚL ÁLVAREZ @Lohar
    DeepMind ya ha dominado varios juegos de Atari. Para esto se ha necesitado programación especifica para cada juego. Ahora, gracias a un nuevo algoritmo desarrollado por Google, esta plataforma de inteligencia artificial es capaz de usar todo su conocimiento para aprender cómo jugar otro videojuego, sin la necesidad de tener nueva programación.

    Desde que Google adquirió DeepMind en 2014 hemos sido testigos de varios avances dentro de esta plataforma de inteligencia artificial. Avances que van desde dominar al campeón mundial de Go, manipular objetos físicos, hasta jugar StarCraft II, e incluso la han “enseñado” a colaborar y competir con otro sistema de IA. Pero hoy estamos ante un nuevo hito, ya que DeepMind está estrenando la capacidad de tener “memoria”.
    DeepMind sabe lo qué hizo y cómo puede usarlo para el futuro

    Los responsables de DeepMind lograron el año pasado que el sistema fuera capaz de derrotar juegos de Atari, incluso superando las puntuaciones de los seres humanos, pero DeepMind no recuerda cómo lo hizo. Para cada juego se desarrollaba una red neuronal basada en la información de cómo jugar y cuál era el objetivo, es decir, una red neuronal entrenada para Space Invaders no era capaz de jugar Pac-Man.

    Ahora, un grupo de investigadores del Imperial College London han colaborado con los responsables de DeepMind para desarrollar un nuevo algoritmo llamado ‘consolidación de peso elástico’ (EWC), el cual permite que las redes neuronales aprendan, retengan esta información, y la vuelvan a usar nuevamente en otras tareas. Dicho algoritmo se basa en secuencias de ‘aprendizaje supervisado’ y pruebas de ‘aprendizaje de refuerzo’.

    La capacidad de aprender tareas de forma sucesiva y sin olvidarlas es una capacidad de la inteligencia biológica y artificial, sin embargo, la artificial ha sido incapaz de transferir ese aprendizaje a una nueva tarea. Pero ahora, gracias al EWC la red neuronal será capaz de retener los aspectos clave de su programación, para así aprender una nueva tarea por sí misma sin anular sus conocimientos previos.

    A pesar de las bondades de este nuevo algoritmo, las primeras pruebas han arrojado que no es perfecto, ya que a pesar de que las redes neuronales aprenden de sus experiencias y retienen la información, no se comparan con los resultados que ofrece una red neuronal creada especialmente para una tarea. Al menos no hasta el momento.

  3. Es de ignorantes creerse que los límites del conocimiento residen en obtusas mentes, por lo tanto de lo que uno solamente puede estar seguro es de que es posible (posible no es seguro) de que pueden existir saltos tecnológicos que incluyan la aplicación de la inteligencia artificial, porque estar seguro de lo contrario es de necios, obviamente porque ni conocemos ni dominamos todas las variables implicadas y quien diga lo contrario no conoce sus limitaciones, es más si alguien que ha cursado la carrera de computación y le ha parecido aburrida o soporífera porque cree que no admite mucho más de lo que su mente ha podido abarcar, ello no implica que otra gente que literalmente se divierte con los ordenadores y todo lo que son capaces de realizar y que posee una capacidad cognitiva digamos que más amplia e ingeniosa, eso no quiere decir que no sean capaces de obtener soluciones inteligentes donde otros solo producen literalmente mediocridad y algoritmos tan automáticos y núlamete evolutivos como idiotas, es decir cognitívamente basura.

    Cuando se inventaron las locomotoras a vapor hace más de un siglo los expertos de la época aseguraban que jamás superarían la velocidad de 60 millas por hora… evidentemente estaban equivocados pero ellos creían que conocían toda la tecnología posiblemente aplicable, es decir creían que poseían “La Verdad”, ahora con la inteligencia artificial sucede lo mismo.

    La historia se repite una y otra vez, patrones de comportamientos del pasado vuelven a producirse en el presente y muy seguramente también se producirán en el futuro…, es la naturaleza humana…

  4. Inteligencia Artificial.

    Y seis horas después,
    sigo pensando lo mismo.
    Y una o mil vidas después,
    seguiré soñando, yo, yo, y tú mism@.
    Y compañer@ de tu pensamiento,
    seguiré un rato después,
    soñare, por ti, y por mi.
    Tiempo después,
    yo, sol@, soñaré,
    antes, o después.

  5. Estoy de acuerdo en parte del artículo, aún así no hay que olvidar que pueden producirse avances alternativos en el concepto de inteligencia artificial, es decir, ahora se utilizan métodos para la implementación de redes neuronales artificiales las cuales evidentemente no superan la poderosa capacidad de cálculo paralelo de una mente humana, pero puede que alguien me algún laboratorio independiente dé con una manera diferente de hacer las cosas, incluso superior a una mente humana, eso no habria que descartarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.