La corrupción del PP descubre la gigantesca mafia organizada de los partidos españoles

La corrupción del PP, como la del resto de los partido estatales del pútrido régimen del 78, no es algo aislado, cuestión de unos individuos desaprensivos que se cuelan en los partidos como unos Judas para engañar a las confiadas y bondadosas directivas de esos partidos políticos y beneficiarse así del robo dinerario.  De ser ese el caso, sería imposible montar las tramas sistemáticas que requieren  de la propia dirección del partido político para  coordinar una infraestructura de blanqueo de dinero y evasión fiscal que se extiende incluso fuera de España.  Además, en el caso del PP,  a estas alturas es evidente que los Granados, Bárcenas, González, Sanchís etc, no  son más que unas (unos también) piezas de esa gran maquinaria de robo, fraude y crimen organizado camuflada bajo las siglas del PP.  Lo mismo que resto de los partidos, que dejan claro que detrás  no hay fin político alguno, sino una organización criminal cuyo objetivo es el enriquecimiento de sus componentes vía robo del dinero público mediante  la llamada cínicamente “ingeniería financiera”.  Y así se explica fácilmente que Bárcenas trabajara sobre la base de lo dejado en el PP por el anterior tesorero, el tal Ángel Sanchís Perales, como corresponde a la “cultura” heredable de toda organización mafiosa.

Eran los tiempos de Fraga.

Sí, porque Bárcenas usa una de las múltiples redes del PP, la diseñada en su día por el antiguo tesorero, Ángel Sanchís Perales, para seguir blanqueando el dinero ilícito del partido.  Y esta pista, no es un hilo suelto, sino una de las cañerias que el PP ha utilizado desde prácticamente sus inicios, con Manuel Fraga al frente, cuando ya el contacto entre el partido y las grandes figuras del Narco gallego era un hecho constatado por todo paisano de las rías bajas que veía como cargos políticos y narcos festejaban juntos los negocios comunes en los pazos de estos últimos.

El argentino Juan Carlos Romero, exgobernador de la provincia de Salta, socio de los tesoreros del PP, A. Sanchís y Luís Bárcenas. Implicado en el lavado de dinero negro del PP.

Desde aquellos orígenes hasta la actualidad,  el PP ha ido tejiendo una gran red de corrupción que llega hasta la misma Argentina.  Redes que, ya verán no es casual, ha usado la misma monarquía española para evadir el dinero robado con la trama NOOS. Por si a alguién le quedaba alguna duda de la implicación del propio rey.  En Argentina,  este Ángel Sanchís Pérez, el  mentor de Bárcenas,  dió con la ocurrencia  de comprar la gran finca de limones sita en el norte del país, la llamada Moraleja,  para en asociación con la  Compañía Agroindustrial Iberoamericana S.A, usarla en el blanqueo no sólo del dinero de los negocios ilícitos del PP , sino también de narcos varios, a través de la exportación de limones y jarabe de los mismos. Ni al genio maléfico de Pablo Escobar se le ocurrió cosa semejante, recordemos que Pablito lavaba las toneladas de cocaína vía ingresos de una empresa de transporte público en la que constaban sólo dos taxis (sic).

La Moraleja en la provincia de Salta, Argentina, de 270 Km2, equivalente a unas 3 veces la extensión de la ciudad de Barcelona. Tapadera para los negocios ilícitos del PP.

Así que tenemos en la Argentina, los limones de la provincia de Salta, con su gobernandor al frente, el tal Juan Carlos Romero, íntimo amigo de presidentes argentinos y ministros como Carlos Menem y Cavallo, asiduos visitantes de la finca la Moraleja.  Exótico lugar donde entre limoneros algún avión cayó cargado de cocaína y millones de dólares, algo nada inusual en una familia en la que el padre del “governator” había hecho la parte del león de su fortuna con el negocio de la droga y era buscado  por la misma DEA, como nexo mas que probable  con la mafia italo-usana. En Marzo de 1997 Marco Díaz Muñoz (periodista del noticiero de Canal 2 de la ciudad de Salta) ya alertaba con pruebas en su programa de que la provincia de Salto era una de las principales ruta en Sudamérica del narcotráfico con los Romero como principales sospechosos.  No hace falta decir que el periodista fue ipso facto despedido del canal de TV controlado a partir de ese momento por la familia de Juan Carlos Romero jr.

Angel Sanchís y Bárcenas juntos lavando dinero  a espuertas para el PP a través de la finca la moraleja en Argentina.

Con estos precedentes no es de extrañar que hasta un juez pacato como el tal Ruz, sólo tuviera que sumar 2+2 para imputar al hijo de Angel Sanchís, Sanchís-Herrero, en la gigantesca operación de lavado de dinero llevada a cabo con Bárcenas a través de la empresa del susodicho Juan Carlos Romero, la mencionada: Compañía Agroindustrial Iberoamericana S.A . Y para que se vea como todos los caminos del PP conducen al mismo sitio, la conexión argentina, tal cual vuelve a aparecer en el caso del Canal de Isabel II. Según estamos viendo por la operación Lezo,  Ignacio Gónzalez , Zaplana et als del PP,  crearon en noviembre de 2016, la firma tapadera “SHIEER IBERICA BIOTEC SL” que tenía como administrador al abogado uruguayo  Fernando Belhot, implicado en la trama Lava-Jato , la mayor descubierta hasta la fecha de corrupción y blanqueo en Brasil,  conectada con la Mossack Fonseca de Panamá y ramificada internacionalmente. En asociación con este capo uruguayo, nos encontramos a la pieza clave que nos lleva de vuelta a los limones argentinos, Gonzalo Egas, unido a la  Compañía Agroindustrial Iberoamericana S.A. argentina limonera de marras.

No hay duda alguna de que las diferentes tramas descubiertas en el PP, no son más que la punta del iceberg de una gran mafia que se esconde tras las siglas de ese pseudopartido político, y que lleva operando  prácticamente desde su nacimiento, como garante del conglomerado de intereses de  grandes y peligrosísimos criminales con un próposito común: saquear un país hasta los huesos, mientras se le corrompe moralmente para que acepten el esquilme y el saqueo como algo no sólo natural, sino también virtuoso.  No veis las carreteras, AVEs  y aeropuertos que os hemos hecho ?, hemos hecho lo mejor para los españoles, acabando incluso muchos de nosotros empobrecidos, desagradecidos!

Las lágrimas de cocodrilo de Esperanza Aguirre.

Y como el poder judicial en España no existe, más allá algunos jueces maverick que se atrevan como el solitario cheriff de “solo ante el peligro” a enfrentarse con la gran mafia, todo se reduce  un show donde caen los pringaos que se han vuelto incómodos, o se les compra para que hagan una burda escenificación de mal teatro. Caso de Urdanga y Cristina, que por cierto han usado la misma red de blanqueo descrita y ahora, luego de la bufonada representada, disfrutan de sus “merecidas” vacaciones a todo lujo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.