Archivo de la etiqueta: antiilustración

¿Nos vuelven estúpidos las ideologías?

Actualizado el 17/02/2017
Basándome en un artículo de Manuel Conthe, he decidido reformular la historia que nos cuenta para que, en aras de una mejor información, entendamos mejor el problema de la manipulación informativa.

El artículo versa sobre un muy interesante estudio llevado a cabo en 2013 por el profesor de la Universidad de Yale Dan Kahan, sobre una base de más de 1.000 voluntarios.

El estudio comienza dividiendo a los voluntarios en 4 grupos al azar mostrando a cada uno de ellos unas tablas con datos estadísticos, preparados para la ocasión, sobre los resultados de la aplicación de una hipotética crema para la piel que trataba el eczema, así como las siguientes informaciones:

– “los nuevos tratamientos con frecuencia son eficaces, pero a veces empeoran el eczema”

– “los eczemas a veces mejoran o empeoran por sí solos”

 

Esta es la tabla mostrada al primero de los 4 grupos:

 

 

¿Qué conclusiones obtiene el lector de dichos datos? ¿Es eficaz la crema para aliviar el eczema?

Tómese su tiempo.

El investigador observó que entre los voluntarios que contaban con sólidos conocimientos matemáticos la respuesta mayoritaria fue “no, la crema empeora el eczema” mientras que en el resto (la mayoría) fue “sí, es efectiva”.

Esto se debe a que el “no matemático” se fija más en el valor 223 por ser éstos los casos más numerosos, pero no se da cuenta que, si bien los casos en que mejoró el eczema fue el doble que los que no la usaron (223 frente a 107), los casos en que empeoró por usar la crema son el triple (75 frente a 21). O sea, según los datos mostrados la crema empeoraba el eczema.

A continuación se mostró al segundo de los 4 grupos otra tabla, idéntica a la anterior pero a la inversa (con los rótulos de las columnas cambiados), por lo que ahora los datos mostraban que sí mejoraba el eczema:

 

 

Las respuestas siguieron la misma tónica: los “no matemáticos” seguían dando más importancia al valor 223 por lo que afirmaban que la crema empeoraba el eczema. O sea, la mayoría, sin conocimientos matemáticos “avanzados” continuaba equivocándose.

 

Sólo hemos realizado la mitad del experimento (quedan aún dos grupos de voluntarios) pero ya vemos lo fácil que es malinterpretar una simple tabla de resultados, sobre todo cuando nadie nos ha enseñado a interpretar datos estadísticos.

Pero ahora viene lo realmente interesante:

Con los dos restantes grupos se usaron las mismas tablas, una para un grupo y la inversa para el otro, pero se cambió el enunciado del experimento sustituyendo “usar una crema” por “el efecto de la prohibición de llevar armas escondidas sobre el nivel de delincuencia”, o sea, los rótulos indicaban si una localidad había prohibido llevar armas ocultas o no y los números si los casos de violencia relacionada con las armas había aumentado o disminuido.

El problema planteado a los dos últimos grupos era matemáticamente idéntico al de los dos primeros grupos, pero ahora la cuestión a dilucidar no era políticamente neutra -el efecto de una crema sobre el eczema-, sino polémica: en Estados Unidos los republicanos defienden con más ahínco que los demócratas la libertad individual de portar armas.

Sorpréndase ahora: ya no son los conocimientos matemáticos los que influyen en las respuestas acertadas o erróneas sino ¡la afiliación política de cada voluntario!

Tanto los voluntarios que se declaraban de tendencia Republicana como los que simpatizaban con los Demócratas ignoraban la cuestión matemática del experimento para responder mayoritariamente (aún teniendo conocimientos matemáticos, recalco) según sus ideologías: unos afirmaban mayoritariamente que no, que la prohibición no había surtido efecto y los otros por el contrario que sí. Repito: a pesar de  lo que los datos estadísticos mostraran realmente.

No sólo eso: el número de errores cometidos por los no matemáticos era inferior al de errores cometidos por afiliación política. O sea, la ideología induce a cometer más errores de interpretación que los propios conocimientos a la hora de interpretar datos estadísticos.

¿Alguna pregunta?

 


Más info:

How politics makes us stupid

Share

Hacia una sociedad infantilizada

Bienvenidos a nuestra nueva sección de Opinión. En ella daremos entrada a información que, o bien puede ser independiente de nuestro podcast, o bien relacionar varios programas entre sí. Este es el segundo caso.

Ninis

Recientemente, en uno de nuestros siempre (lo intentamos al menos) polémicos audios, hemos tenido ocasión de hablar sobre los jóvenes y la sociedad en:

Ninis, Borregomatrix y Narcopolíticos

y además hemos comentado también el fenómeno Trump en:
El Trumpetista

¿Tocará Donald la “Trumpeta” del Apocalipsis?

donde entre otros temas tocamos el lenguaje utilizado por el entonces candidato a la Casa Blanca durante su campaña.

Aportamos, al respecto de ambos temas, el siguiente link externo sobre la infantilización de la sociedad a través de estrategias lingüísticas y en concreto del uso y abuso de lo considerado como “políticamente correcto o incorrecto”, en el que, en torno a la figura de Clint Eastwood (y una de sus películas), se genera una polémica que, si bien ya Chomsky nos ha advertido sobre el particular en múltiples ocasiones, no cabe duda debe preocuparnos:

¿Y si Clint Eastwood tuviera razón? Hacia una sociedad adolescente.

“El irresistible avance de la corrección política es una señal muy potente que nos advierte de la infantilización de la sociedad occidental, reflejada con pavorosa nitidez en su universidad, de donde precisamente proviene”.

“Numerosos profesores norteamericanos son censurados o expulsados de las universidades porque sus discursos, o siquiera sus apreciaciones, turban a un alumnado cada vez más sobreprotegido e infantilizado”.

“Es un error juvenil confundir los nombres con las cosas. Las palabras son sólo signos convencionales para identificar objetos o hechos: son estos últimos los que cuentan”.

 


DPM.

Share

Ninis, Borregomatrix y Narcopolíticos

Presentamos las novedades de nuestra página web: www.radioansite.org.

Volvemos a la carga con un tema gravísimo y preocupante, como lo es la destrucción de la juventud a través de todo tipo de estrategias infames dirigidas por el Poder. Revelamos historias de terror sobre personajes políticos españoles de primer nivel, que demuestran hasta que punto ha llegado la degeneración y degradación de la clase política dirigente. Un programa no hecho para mentes sensibles. Duro y contundente, pero siempre del lado de la verdad a la que obligan hechos, pruebas y observaciones.

Con Pepe Crespo y Jorge Batista Prats.

8012857584_c61922b101_m

Share