Archivo de la etiqueta: sociedad

¿Nos vuelven estúpidos las ideologías?

Actualizado el 17/02/2017
Basándome en un artículo de Manuel Conthe, he decidido reformular la historia que nos cuenta para que, en aras de una mejor información, entendamos mejor el problema de la manipulación informativa.

El artículo versa sobre un muy interesante estudio llevado a cabo en 2013 por el profesor de la Universidad de Yale Dan Kahan, sobre una base de más de 1.000 voluntarios.

El estudio comienza dividiendo a los voluntarios en 4 grupos al azar mostrando a cada uno de ellos unas tablas con datos estadísticos, preparados para la ocasión, sobre los resultados de la aplicación de una hipotética crema para la piel que trataba el eczema, así como las siguientes informaciones:

– “los nuevos tratamientos con frecuencia son eficaces, pero a veces empeoran el eczema”

– “los eczemas a veces mejoran o empeoran por sí solos”

 

Esta es la tabla mostrada al primero de los 4 grupos:

 

 

¿Qué conclusiones obtiene el lector de dichos datos? ¿Es eficaz la crema para aliviar el eczema?

Tómese su tiempo.

El investigador observó que entre los voluntarios que contaban con sólidos conocimientos matemáticos la respuesta mayoritaria fue “no, la crema empeora el eczema” mientras que en el resto (la mayoría) fue “sí, es efectiva”.

Esto se debe a que el “no matemático” se fija más en el valor 223 por ser éstos los casos más numerosos, pero no se da cuenta que, si bien los casos en que mejoró el eczema fue el doble que los que no la usaron (223 frente a 107), los casos en que empeoró por usar la crema son el triple (75 frente a 21). O sea, según los datos mostrados la crema empeoraba el eczema.

A continuación se mostró al segundo de los 4 grupos otra tabla, idéntica a la anterior pero a la inversa (con los rótulos de las columnas cambiados), por lo que ahora los datos mostraban que sí mejoraba el eczema:

 

 

Las respuestas siguieron la misma tónica: los “no matemáticos” seguían dando más importancia al valor 223 por lo que afirmaban que la crema empeoraba el eczema. O sea, la mayoría, sin conocimientos matemáticos “avanzados” continuaba equivocándose.

 

Sólo hemos realizado la mitad del experimento (quedan aún dos grupos de voluntarios) pero ya vemos lo fácil que es malinterpretar una simple tabla de resultados, sobre todo cuando nadie nos ha enseñado a interpretar datos estadísticos.

Pero ahora viene lo realmente interesante:

Con los dos restantes grupos se usaron las mismas tablas, una para un grupo y la inversa para el otro, pero se cambió el enunciado del experimento sustituyendo “usar una crema” por “el efecto de la prohibición de llevar armas escondidas sobre el nivel de delincuencia”, o sea, los rótulos indicaban si una localidad había prohibido llevar armas ocultas o no y los números si los casos de violencia relacionada con las armas había aumentado o disminuido.

El problema planteado a los dos últimos grupos era matemáticamente idéntico al de los dos primeros grupos, pero ahora la cuestión a dilucidar no era políticamente neutra -el efecto de una crema sobre el eczema-, sino polémica: en Estados Unidos los republicanos defienden con más ahínco que los demócratas la libertad individual de portar armas.

Sorpréndase ahora: ya no son los conocimientos matemáticos los que influyen en las respuestas acertadas o erróneas sino ¡la afiliación política de cada voluntario!

Tanto los voluntarios que se declaraban de tendencia Republicana como los que simpatizaban con los Demócratas ignoraban la cuestión matemática del experimento para responder mayoritariamente (aún teniendo conocimientos matemáticos, recalco) según sus ideologías: unos afirmaban mayoritariamente que no, que la prohibición no había surtido efecto y los otros por el contrario que sí. Repito: a pesar de  lo que los datos estadísticos mostraran realmente.

No sólo eso: el número de errores cometidos por los no matemáticos era inferior al de errores cometidos por afiliación política. O sea, la ideología induce a cometer más errores de interpretación que los propios conocimientos a la hora de interpretar datos estadísticos.

¿Alguna pregunta?

 


Más info:

How politics makes us stupid

Share

Ya no hace falta prohibir el Pensamiento

El pensamiento ha muerto, ¡larga vida a la máquina!.   No ha hecho falta prohibir la filosofía, que nos enseña, por mucho que le pese a algunos eso que se llama pensar de una manera lógica y consistente. Sí, a través de las reglas de la lógica que ya descubriera el gran Aristóteles y la definición clara, distinta e inequívoca de los conceptos, sin la cual es imposible cualquier forma de razonamiento más allá del balbuceo verborreico.

La moda utilitarista de corte anglosajón que confunde la apariencia con la realidad, ha convencido, vía oligarquías económicas de cada nación, a las autoridades educativas de todos los países que lo que hay que formar no es pensadores, ni gente crítica, asertiva, sino currantes, esclavitos que sepan hacer 4 cosillas técnicas. Eso sí, las clases dirigentes se reservan para ellas la gran educación de siempre, la que les permite pastorear sin mayor problema a eso que por aquí llamamos el borregomatrix: asnos uncidos a sus norias que giran y giran pensando que son dueños de sus vidas, sin descubrir que han sido programadas por estos:

Te queremos borrego.

Y por estos otros:

Viva el votante, muera el ser pensante!

La cosa es que todo ese tesoro acumulado durante siglos, refinado y creado por los mejores pensadores del planeta, ya no interesa a casi nadie. No digamos el manejarse en las dos lenguas más perfectas que  ha dado occidente; el latín y el griego clásico, máquinas lingüisticas,  instrumentos no superados para producir arte, ciencia y filosofía, con los que los más grandes han escrito y formulado sus descubrimientos hasta bien entrado el siglo XVIII.

Todo lo que hoy se discute de economía, sociología, psicología e incluso ciencia y tecnología. Toda la base formal que explica nuestra moral y existencia sobre este planeta, todo eso  y más ha sido escrito en latín y en griego. Leer a los antiguos en el idioma original en que expresaron su sutil entendimiento es volverlos a la vida,  es salir con su guía de una ciudad contaminada y respirar el aire puro de la montaña, contemplando desde su inmensidad al resto como hormigas. La renovación espiritual, luego de tal excursión intelectual, es algo que no se puede describir, ni entender en una sociedad que ha destruido al pensamiento sustituyéndolo por el ruido,  por la verborrea política sin sentido,  por el  “yo pienso lo que me sale de los cojones”. Es el fundamentalisto democrático el que ha concedido a las masas analfabetas una libertad que no es tal, sino la apariencia que esconde que la realidad del Poder está en manos de los que han decretado la muerte del Pensamiento, para crear esclavos que finalmente serán exterminados por pura pasividad.

Las revoluciones siempre, siempre, han nacido antes en el Pensamiento. La muerte del Pensamiento, lo es de la Historia. Hemos entrado ya en la época oscura, donde la ignorancia y la superstición finalmente acabarán con esa misma ciencia y tecnología  que son imposibles en una sociedad que come mierda, piensa mierda y se refocila cuando es sepultada en ella.

Share

El Cuento de la Inteligencia Artificial

Siendo nuevo por estos lares ansiteros, me presento primero. Mi nombre, como pueden leer es Dr Dutux, he dedicado mi vida, algunos dirían desperdiciado, a pringarme de todo eso que hoy se llama pomposamente ciencias de la computación. Para mi una aplicación del álgebra y la aritmética de toda la vida, como ya demostrara Donald Knuth. Aquí vamos a estar, sobre todo para ver por donde van los tiros en esto de la robótica y la programación aplicada a la economía y a nuestras vidas.

Los ordenadores siguen haciendo lo mismo, esto es traduciendo o compilando a ceros y unos las instrucciones que reciben de los humanos, para ejecutarlas en unos circuitos. Y no hay más. No hay máquinas inteligentes por ningún lado, porque lo que una máquina hace es ejecutar ciegamente las instrucciones y mover datos almacenados, esto desde que Turing y von Neumann inventaran el cacharro. Y ahí seguimos.

Y empezaré, por ello, desmontando el tema este de la inteligencia artificial y que los robots y algoritmos van a sustituir a los humanos en dos décadas. No es así, y quien dice 2, puede decir 3 décadas. No lo veo. Porque fundamentalmente seguimos haciendo lo mismo desde los años 90. Y si nos ponemos pijoteros digamos que desde los 70, poca revolución ha habido más allá de la irrupción de las bases de datos relacionales, la programación orientada a objetos y alguito de redes neuronales artificiales.

Los ordenadores siguen haciendo lo mismo, esto es traduciendo o compilando a ceros y unos las instrucciones que reciben de los humanos, para ejecutarlas en unos circuitos. Y no hay más. No hay máquinas inteligentes por ningún lado, porque lo que una máquina hace es ejecutar ciegamente las instrucciones y mover datos almacenados, esto desde que Turing y von Neumann inventaran el cacharro. Y ahí seguimos.

Claro, que se ha mejorado, en velocidad de procesamiento, capacidad de memoria y transferencia de datos, pero no hay ni rastro de que los ordenadores hoy sean más inteligentes que los cacharros mamotréticos de los 50. Ahora están miniaturizados, sí, pero con la misma inteligencia que un calculadora de Pascal movida por engranajes mecánicos. Una cucaracha sigue siendo un portento cognitivo al lado de todo el internet.

La alta velocidad de procesamiento y transferencia de datos, y su coste ridículo, da la impresión a la mayoría de que las máquinas son realmente inteligentes.  Pero la realidad es mucho más simple, si una máquina quiere hablar con alguien en chino,  lo que hace es rastrear todas las posibles respuestas a una pregunta en chino extraida de millones de conversaciones almacenadas en varias bases de datos, como lo hace en milisegundos, la maquinita en red nos da la impresión de que sabe hablar todos los lenguajes de la Tierra, no es así, es rapidez, no hay conciencia de idioma alguno.

Por eso, no se preocupen, ciertamente se automatizarán tareas, y es bueno que así sea. Ciertamente la productividad de los que manejen los cacharros tecnológicos de manera óptima aumentará a lo bestia, sí, pero ningún robot, ni algoritmo va a sustituir al humano allí donde la toma de decisiones basada en juicios conceptuales sea algo crítico. Todo esto es una moda que en unos pocos años se desinflará. Palabrita del Dr Dutux.

Ya les seguiré contando, en una próxima entrega, a quienes está beneficiando económicamente propagar esto de que la computación acabará con el trabajo de los humanos.

NOTA PS 15-02-17:  me han hecho llegar algunas críticas al artículo, contesto a una que me parece relevante. Va sobre los llamados lenguajes funcionales, y dice el crítico que es algo revolucionario.  Siento decirle que los lenguajes funcionales, como por ejemplo LISP, son de los años  50, y la base matemática es el cálculo Lambda de Church de los años 30.

Share

La Vida como Voluntad y Representación de la Casta

El mayor filósofo de todos los tiempos, Arturo Schopenhauer,  lo vió bastante claro. Vivimos en el peor de los universos posibles. Nuestras vidas son doblemente zarandeadas por el azar cosmológico de una voluntad irracional, a la que  él llamaba  la ciega Voluntad de Vivir,  der Wille zum Leben, y  en la sociedad humana, por la Voluntad de Poder, der Wille zur Macht, igualmente irracional y finalmente destructiva.

El individuo es insignificante,  totalmente prescindible en la naturaleza brutal, pues esta sustituye a unos individuos por otros en lo que Dante ya denominaba, el gentío interminable de los muertos anónimos que gritan en el infierno.

Por eso la Política siempre será un problema, pues es sólo la Erscheinung (apariencia, representación) de la Wille zur Macht, de la misma forma que nuestras acciones y hasta la propia razón lo es de la Voluntad Irracional de vivir.

El hombre moderno vive pues en la esquizofrenia de dos mundos igual de irracionales, que en último terminan por engañarlo y aplastarlo.  El primero, el biológico, sólo busca con su reproducción la propia conservación ad-aeternum de la Voluntad Irracional, el segundo, el social, satisfacer el ansia de dominio y poder irracional de la casta, con su sometimiento.

La única salida posible, como ya concluía Schopenhauer, es la renuncia  a la vida y la sociedad, es la única forma de ganarle a las dos voluntades irracionales, que lo dirigen todo.  Esto no significa el suicidio, ni mucho menos, pues el suicidio sólo mata a la apariencia de la Voluntad que es el individuo, pero no a la Voluntad en si misma, que es la realidad fuera del espacio-tiempo kantiano. A la Voluntad se la vence tomando consciencia de su existencia a través del Arte y nuestra propia introspección psicológica. Y en último término, desarrollando la ética de la compasión, Mitleid, es decir mirando al político como a un pobre miserable, conducido por la absurda Voluntad de Poder que lo esclaviza y finalmente machaca.

La renuncia no es pasiva, tampoco es resistencia, es superación y salida de la rueda eterna de los deseos, de la rueda vital de la rata. Nunca jamás lograremos meta alguna, pues una vez conseguida nos parecerá como si jamás hubieramos hecho nada. La contemplación, el Arte y la ética, son la clave para salir del circuito  irracional de la vida, y del de la casta.

Share

Lo que Donald Trump le debe a España

El genio militar sin el que las 13 colonias jamás habrian logrado su independencia.

La decisión de Donald Trump de quitar el español de la página web de la Casa Blanca, refleja su ignorancia sobre la propia historia del país que gobierna y que dice venerar.

Si no fuera por la masiva y generosa ayuda española, más allá incluso del propio interés político, a los sublevados de las 13 colonias inglesas durante el siglo XVIII, los Estados Unidos no habrían pasado de ser más que una  alocada ocurrencia en la cabeza de los Thomas Jeffersons del momento

Si no fuera por la masiva y generosa ayuda española, más allá incluso del propio interés político, a los sublevados de las 13 colonias inglesas durante el siglo XVIII, los Estados Unidos no habrían pasado de ser más que una  alocada ocurrencia en la cabeza de los Thomas Jeffersons del momento. No, no es una exageración.  La ayuda de España a los revolucionarios fue masiva y constante.  Pero mencionemos unos pocos momentos cruciales, gracias a los que, literalmente,  los actuales Estados Unidos de América  les  deben su existencia a dos españoles sobresalientes, antes incluso que a sus mismos padres fundadores, George Washington incluido: José de Gálvez, y su sobrino, el genio militar prematuramente fallecido, Bernardo de Gálvez.

Jose de Gálvez, uno de los ministros de “exteriores” más sobresalientes que haya tenido jamás España, preparó junto con su sobrino, no sólo abrir un segundo frente decisivo contra los ingleses en la Florida, sino financiar también al maltrecho ejército de George Washington que estaba en retirada.  Por si fuera poco, José de Gálvez creó el fundamento, al lado de Alexander Hamilton, de lo que sería la futura política monetaria de los EEUU, permitiendo que estos adoptaran la onza de plata castellana como moneda propia: el dólar

Bernardo de Gálvez y su lema: “Yo sólo”

El plan empezó con Bernardo de Gálvez abriendo, como decimos, el segundo frente en la Florida, para liberar a George Washington del desastre militar total, ya que el general venerado hoy en día como el artifice militar de la independencia americana, perdía una batalla tras otra.  Bernardo de Gálvez, por el contrario, ganaba las batallas de manera seguida, coronando la serie con la toma de Pensacola: un nudo militar, comercial  y logístico crucial para el ejército inglés, sin el cual el abastecimiento contra de las tropas de Washington se veía seriamente afectado. Sin esta acción española, Washington muy probablemente hubiera sido derrotado, para acabar siendo ejecutado como sedicioso por los ingleses. En reconocimiento, George Washington, a diferencia del actual Donald Trump, colocó,  en el desfile de la victoria, a su lado derecho,  al español  que le salvó la vida a él y a su joven nación: Bernardo de Gálvez

Y otro momento decisivo ocurrió cuando Jose de Gálvez ordenó transportar desde Cuba el cuantioso cargamento de plata española con la que se financió la batalla de Yorktown, cuya victoria dió el triunfo definitivo a los de Washington.  Jamás España recuperó, ni pidió ese dinero.

A ver si hay cerca de Trump alguno de esos cientos de patriotas americanos  que, aparte de hacerle bonitas arengas, le cuenten la Historia de su país, no como él se imagina que es, sino como realmente fue:  sin España  jamás habría sido presidente de una nación que no hubiera existido, para que encima te sacudas el español como si no fuera contigo.

Share

¡Necesitamos un muerto!

En El Raval, como en toda Barcelona tantas veces durante el invierno, ha alboreado el frío junto a la claridad del sol, que no consigue introducir sus rayos en estas estrechas calles que tanto saben de humedades. Cuántas veces habré subido las escaleras de piedra del viejo edificio donde vivo. Cuántas veces al quiebro del Alba. Con las venas repletas de alcohol y oscuro. Pero eran otros tiempos, aquellos del Barrio Chino, con orines recorriendo cuesta abajo el empedrado, chicas vendiendo sus cuerpos y escaparates de sucios cristales donde podía observarse ropa interior sexy, preservativos y unos suspensorios blancos que siempre me llamaron la atención. Recuerdo que solía pasarme más temprano por La Bodega Bohemia, en la calle Conde del Asalto – hoy Nou de La Rambla – para escuchar cantar viejas melodías de bocas ajadas que, imaginaba, abandonaban la dentadura en un vaso de agua cuando terminaba aquel show propio de un decadente Cabaré de Fellini o Visconti. Vivía ya su agonía. Como Von Aschembad en la novela de Thomas Mann, La Bodega se fue muriendo, no del cólera sino de tiempo y progreso. Pero por allí pasó la Sarita Montiel, los fachas del Marqués de Villaverde y Fraga y hasta Salvador Dalí y Gala. Creo que fue en marzo o abril de 1998 cuando se cerraron sus párpados. En 2002, ya en el siglo XXI, dejó la tumba, sus huesos se resquebrajaron y se convirtieron en polvo. Había nacido en 1920, así que vivió 78 años. Uno más que mi padre.

Hace un par de semanas compré en Cash Converters una de esas cafeteras que funcionan con cápsulas. Es pequeña y puede acomodarse bien en estos pocos metros cuadrados donde vivo. Está nueva, es roja y me costó un tercio de lo que vale por ahí. En este bonito aparador que encontré abajo en la puerta tengo las cápsulas ordenadas por aromas. Ahora me voy a tomar un arábiga y me pongo en marcha. Estoy un poco preocupado porque el paro se me acaba dentro de tres meses … i la cosa està ara molt fotuda. Un paleta ya no tiene nada que hacer salvo un arranjament per aquí i un altre per allà per anar menjant. Esto lo tenemos que hacer petar cuanto antes o nos vamos a morir de hambre. Los españoles nos están jodiendo y, si encima tenemos que ayudar a los hermanos inmigrantes … Esos cabrones de la Generalitat y el Parlament sí que viven bien, pero les faltan cojones. Tenemos que echarnos a la calle de una puta vez y que le den por culo al Tribunal Constitucional. ¡Coño, la mare que em va parir! ¡Que aquesta tarda tenim la reunió a Sants!… ¿Dónde está el puto papel?… Joder, lo metí aquí para que no lo viera nadie y casi se me pasa. Lo tenía que haber puesto con uno de los imanes en la nevera … con algo delante que lo ocultara … Bé, vaig a moure que tinc per feina …

¡Hay que joderse cómo están Las Ramblas!… ¡Cony, ja li he donat a un munt de gent. Si et dono a tu, no menjo avui! … No hay más güevos que salir a la calle tío. Ho tinc molt clar … los Mossos se pasarán con nosotros cuando los obliguen a cargar. Esta tarde suelto ya mi idea … no sé si alguien más habrá pensado en ello, però no tenim una altra alternativa … Ahora no hay tiempo para reorganizar Terra Lliure … No, ni de coña, passaríem anys fent el gilipolles. És el moment d’actuar i hem de fer-ho per collons… Aquí está ya el Metro … ¡Jo! ¡Qué edificio! … aquests cabrons viuen mil vegades millor que jo … Procés, independència, llibertat i tot això, però jo amb tres euros a la butxaca … la meva vida canviarà… ¡em cago en la puta mare que va parir a Espanya!

Bien, todo eso que habéis dicho está muy bien. Mol be … I, a on ens portarà? Fins quan permetrem que Madrid ens segueixi donant per cul? … Yo estoy muy tranquilo
Albert, pero también estoy indignado. Esto hay que moverlo ya y rápidamente. No us heu assabentat que a Felipe aquest ja no l’escolten ni els espanyols? És la nostra oportunitat. Tenim ara nostre millor moment … Y voy a explicaros por qué: Ada está echando a los militares y a la Policía de todos sitios, tenemos un mártir, entre comillas, que conoce toda Espanya: Joan Coma, y también se están celebrando concentraciones en muchas ciudades … Pero, lo más importante: Tenim el que ha dit Montse Venturós. Això passa per l’enfrontament civil amb Espanya … ¿Y sabéis qué nos hace falta para ello? ¿Sabéis lo que nos falta para poder mover a las masas? … No, no ho sabeu. No teniu ni puta idea …ni puta idea … ¡Nos hace falta un muerto! Ens cal un mort! … Cuando lo penséis y toméis una decisión, si te parece tú mismo me llamas Xavi… Jo ara me’n vaig. Estic fins als collons de reunions que no serveixen per a res. ¡Adéu!

(Cuento de Fin de Año)

(Foto: Trabajo sobre una instantánea de Andrés Serrano.)

Share

¿Sostiene Pereira?… No. Sostiene Felipe

felipe-2016-navidad

Antonio Tabucchi me comentó una vez que “Pereira sostiene que aquella tarde el tiempo cambió. De improviso, cesó la brisa atlántica, del océano llegó una espesa cortina de niebla y la ciudad se vio envuelta en un sudario de bochorno. Antes de salir de su oficina, Pereira miró el termómetro que había pagado de su bolsillo y que había colgado detrás de la puerta. Marcaba treinta y ocho grados. Pereira apagó el ventilador, se encontró en las escaleras con la portera, que le dijo adiós señor Pereira, aspiró una vez más el olor a frito que flotaba en el zaguán y salió por fin al aire libre”. Todo lo demás que me dijo, y perdonen el tosco decir, es asunto mío.

Aquí también cambió el tiempo. Y las primeras nieves del Teide se mezclaron con la calima que los vientos traen de África. Pero no hubo bochorno – sí cosas bochornosas – sino un frío que no es frío de termómetro y mercurio, una sensación térmica dominada por la humedad. Luego, si Pereira apagó el ventilador, yo no lo hice. Con el portero me encontré en el hall donde no había olor a frito sino a suelo recien limpio. Y música americana de villancicos para hacer compañía al abeto de esferas rojas y guirnaldas como frutos. Y José me dijo adiós y salí al aire libre para pronto volver con pan de masa madre. Y caía la tarde. Y era 24 de Diciembre de 2016. Y sabía que ni TV3 (Catalunya) ni ETB (Euskadi) darían el ‘Discurso del rey’, liturgia que nos acompaña para acompañar el advenimiento del Nivoso desde que un tal Franco le cediera el testigo a la monarquía y lo dejaran morir tan maquinizado como si lo hubiera hecho en un taller de automóviles en vez de en la Ciudad Sanitaria La Paz. “En la habitación de Franco no entra ni Dios”. http://elpais.com/diario/2007/11/18/espana/1195340408_850215.html
Y pasaron los años – 1975/2016. Uno más de los que duró la dictadura – siguiendo, a mi juicio, el absurdismo que planteara Albert Camus. Corrieron las estaciones y Pereira tuvo que dejar que Felipe fuera el que sostuviera. Hablé con Tabucchi y no puso problema alguno. Y Felipe sostuvo desde las alturas. Luego, sostiene Felipe.

Desconozco con exactitud el protocolo que siguen las letras que leyó el inviolable Jefe del Estado en el ‘telepronter’. Pero, supongo que el texto sería elaborado, corregido … y corregido, y corregido, y corregido … tras su confección por los escribas ‘de Zarzuela’, después de múltiples idas y venidas, para que no hubiera colisión alguna entre Casa Real y Gobierno. Estos discursos, y todos aquellos que se supone tienen gran importancia, están cimentados en el mucho decir sin decir nada. Puro trámite. Al ser Nochebuena, el texto a alumbrar debe, siendo ‘solemne’, ser festivo. Consecuentemente, eufemismos, tópicos, lugares comunes, brindis al sol, futurismos sin base y análisis de baratillo, se enzarzan en una danza carnavalesca, afectada, más que por el espíritu del Baile de los Tejos de Versailles, por el cine caricaturesco y burlón de Federico Fellini. Sostiene Felipe, al fin y al cabo. Fin, obvio. Cabo, sin adujar.

Y caminaba la burrita hacia el portal o, si creemos al fenecido Ratzinger, María estaba postrada en algún catre de la casa que José tenía en Belén, cuando Felipe sostiene. Entre otras cosas, para no dejar de ser sostenido. Por supuesto, bemol tampoco. Sostiene Felipe. Esta vez, la felípica de Felipe brotó de su despacho. Mesa ordenada pero sin los portaretratos de su familia (han pasado a la estantería), gran macizo de flores de Pascua en cesta de mimbre y, en vez del cuadro de su padre, uno de Carlos III, el único borbón que tiene buena prensa. Carlos III, llamado ‘El Político’ y ‘El mejor Alcalde de Madrid’. Ahora, Felipe es conocido como ‘El Preparao’ y la alcaldía de la capital la ocupa Carmena, dedicada en estos momentos a la instalación de setos en el techo de los autobuses. Ya que la mise en scène es casi más importante que lo que se va a decir, a mi juicio, el rojo de las pascuas y el rosa o violaceo de la corbata, colisionan y colocan ‘ruido’ en la escena. No obstante, esos análisis se los dejo a Karl Lagerfeld o a Tom Ford.

Sostiene Felipe … entre otros sostenidos de ese pentagrama:

“… Vivimos con la esperanza de la recuperación que ya hemos iniciado. Todos deseamos que esa recuperación se consolide, que nos permita además crear mucho más empleo y de calidad, y también corregir tanto las desigualdades derivadas de una crisis tan profunda como la que hemos vivido, como fortalecer, en general, nuestra cohesión social, que es una garantía para asegurar la estabilidad y el equilibrio de nuestra sociedad”.

Sí. España vive con esperanza la desesperanza que vive. No se ha iniciado ninguna recuperación. Es más, vamos a sufrir un nuevo golpe en 2017. El problema de España no es coyuntural sino estructural.

En ese sentido, es muy importante para todos que muchas familias puedan recuperar su nivel de vida y que nuestros jóvenes puedan tener oportunidades de futuro, de ilusión, de confianza; que sobre todo las personas más desfavorecidas o más vulnerables tengan la certeza de que no se quedarán en la soledad del camino que España tiene que recorrer en el siglo XXI”.

Sí. Desde luego. Todo eso es muy importante.

Por otra parte, hemos superado una compleja situación política que conocéis bien. Es importante ahora que en nuestra sociedad se haya recuperado serenidad y que los ciudadanos puedan tener la tranquilidad necesaria para poder llevar a cabo sus proyectos de vida. Como igualmente es esencial, de cara al futuro, que el diálogo y el entendimiento entre los grupos políticos permita preservar e impulsar los consensos básicos para el mejor funcionamiento de nuestra sociedad”.

En absoluto hemos superado una compleja situación política. Lo único que ha habido es un tiempo de continuas ‘negociaciones’ para obtener un Gobierno en el filo de la navaja que asegure la continuidad del ‘régimen del 78’ y la monarquía. Lo del diálogo suena muy bonito, pero confundir democracia con consenso es un grave error. En cuanto a los partidos, no puede ser mayor su desastre interno. Y no entro en toda la dinámica secesionista que ha de venir.

La intolerancia y la exclusión, la negación del otro o el desprecio al valor de la opinión ajena, no pueden caber en la España de hoy”.

No deberían caber, pero caben de maravilla. E, incluso, se apelotonan para que quepan más.

Porque el progreso, la modernización, el bienestar, requieren siempre de una convivencia democrática basada en el respeto a la Ley, en una voluntad decidida y leal de construir y no de destruir, de engrandecer y no de empequeñecer, de fortalecer y no de debilitar”.

Muy cierto. Único ‘pero’: En España jamás ha habido democracia sino sistema de dictadura de partidos y no separación de los tres poderes fundamentales del Estado.

Nunca antes en la historia de la Humanidad y en un espacio de tiempo tan corto, se habían producido cambios tan grandes. Hoy sabemos que no se trata ya solo de una revolución tecnológica: es algo mucho más profundo. Es un nuevo modelo del mundo que traspasa fronteras, sociedades, generaciones y creencias”.

Sí. Muchos nos hemos dado cuenta.

No debemos esperar a que esa nueva realidad se imponga sobre nosotros; tengamos en cambio, la fuerza y el empuje suficientes como país para anticiparnos y asumir el protagonismo necesario en la nueva era que se abre ante nosotros”.

Sí. Nuestro protagonismo en la esfera internacional es cada vez mayor. Casi tanto como el endeudamiento. Desde que Aznar se sentara con Bush y Blair en Las Azores.

Y en esa tarea la educación es –y será sin duda– la clave esencial. Una educación que asegure y actualice permanentemente nuestros conocimientos; pero que también forme en lenguas y en cultura; en civismo y en valores; que prepare a nuestros jóvenes para ser ciudadanos de este nuevo mundo más libres y más capaces y que sepan aprovechar la experiencia de nuestros mayores. Una educación que fomente la investigación, impulse la innovación, promueva la creatividad y el espíritu emprendedor como rasgos y exigencias de la sociedad del futuro, que es ya la sociedad de nuestros días”.

Sí, claro. Excelente idea. Lástima que el Fondo Monetario Internacional nos obligue a bajar aún más las inversiones en Educación y Sanidad. Yo también he leído a Lewis Carroll y a Antoine Marie Jean-Baptiste Roger Conde de Saint-Exupéry.

No quisiera ocupar durante más tiempo vuestra atención en una noche que debe ser de celebración familiar”.

Gracias. Ha querido decirlo todo y no ha dicho nada. Es normal, con el frío que hace, optar por guardar la ropa en vez de tirarse a la piscina. Sostiene Felipe. ¡Feliz Navidad!

Share

Para Siria en Nochebuena

portada-batista

El llorar más cruel no sangra lágrimas
es seco y con sabor a muerte
crepitar del árbol al que la mano asesina clavó el fuego
grito apagado en garganta ahogada por la arena
papilas que mueren sepultadas por los aludes de ausencia
El llorar más cruel es la distancia irrefutable
cielos que no son tu cielo
respirares que de hielo llegan
y se derriten sin agua
áridos con sabor a podredumbre embalsamada
De amor sin humedad vertido en resquebrajada arcilla
nace el llorar más cruel
aquel que amarra el dolor cárcel de cuerpo envenenado
que te hace niño en un erial sin pechos
aquel que en los ojos deja para siempre la lágrima apagada.

Share

ALEPO, ESA CUCHILLADA EN EL ALMA

ALEPO_CHILDREN

No. No deberíamos salir a comprar guirnaldas y bolitas de colores. Esferas de rojo sangre con brillos. No. No deberíamos festejar – los que aún lo hagan – la llegada de ningún mesías. Los niños son los mesías que están en Alepo muriendo de frío y de sed. No tienen portal con paja en el suelo y una vaca y un borrico que los caliente. No tienen una madre que los haya concebido sin perder la virginidad. Sus madres han pegado alaridos para traerlos al mundo y, tal vez, su padre ya no lleve la cabeza sobre los hombros o esté descomponiéndose entre los escombros de un callejón. No. No tenemos que extender bonitos folios con motivos dorados para que nuestros hijos escriban la carta a los Reyes Magos. Debemos, sin herir su sensibilidad, explicarles que en otro lugar diferente de la Tierra no hay trineos que llevan a Papá Noel tocando campanillas de alegría. Que hay amiguitos suyos que no pueden acercarse a la cocina a beber agua mineral, que no pueden cubrirse con una manta cuando fuera de sus paredes de escombros, hasta las ratas se congelan, que no pueden caminar con los calcetines de Disney sobre el cálido suelo de parqué. No. No podemos mirar hacia otro lado. No podemos ser cómplices de ese brutal crimen. Al menos, debemos ensangrentar nuestras cuerdas vocales gritando contra ese miserable genocidio. Esas 40.000 personas que están en Alepo deben ser salvadas o será esta especie a la que llaman humana la que jamás tendrá salvación. No quiero cerrar los ojos y escuchar llantos. No quiero taparme los oídos y ver hombres y mujeres mutilados. No quiero que me llegue la energía quebrada, cruel y dolorosa de un padre sentado sobre una piedra con su niño muerto en los brazos. Sí quisiera volcar millones de lágrimas y bloquear el teclado del ordenador para siempre. Para no tener que volver a escribir puñaladas como estas. Porque creo que yo también me estoy muriendo poco a poco.

Share