Trappist-1: ¿ ha encontrado la NASA otras Tierras habitables ?

Todo muy bonito, pero hay algo de verdad en ello (?)

La NASA se ha convertido, como cualquier empresa de nuestra época, en un escaparate donde la voz cantante la llevan los publicistas y los diseñadores gráficos. Los científicos se dedican a su labor callada, y algunos, no pocos, se muestran molestos por el sensacionalismo que preside, cada vez más, las comunicaciones de prensa de una agencia estatal endeudada hasta las cejas, y forzada a demostrar que algo utilidad tiene para el contribuyente usano.

La expectación levantada con la última noticia, alimentada desde hace días, del descubrimiento de 7 planetas del tamaño de la Tierra  (sic) orbitando en torno a una estrella enana roja en la constelación de Acuario, era de todo menos novedosa, ya que en mayo de 2016  se habían descubierto 3 de esos planetas por el observatorio de La Silla en el norte de Chile. Por supuesto la primera comunicación oficial de la NASA no dice nada acerca del descubrimiento “chileno”.

Teniendo ya este mosqueo encima, veámos con más detalle, lo que contiene el descubrimiento dos veces descubierto :

  • Contra lo que  se ha escrito en los titulares de los periódicos la mayoría de los mencionados exoplanetas tienen una masa significativamente inferior a la de la Tierra y 3 un diámetro ostensiblemente menor .
  • Esta menor masa, como todo astrofísico sabe,  representa una dificultad para retener una atmósfera apreciable, con las condiciones de temperatura similares a las de la Tierra. Además las enanas rojas son estrellas de actividad  muy inestable, con frecuentes picos de radiación-x, mortales para la vida. Esta en especial encima  podría ser tan joven como de 500 millones de años, un soplo que apenas da para que surja vida, o tan antigua como nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, unos 13 mil millones de años, es decir casi unas 3 veces más vieja que nuestro sol, un tiempo lo suficientemente largo para que gran parte de la átmosfera de estos planetas se haya perdido en el espacio.
  • Por si fuera ya poco esto, estos planetas están lo que en inglés se denomina  tidally locked, esto es que al igual que nuestra luna, su movimiento de traslación y rotación coinciden con lo cual muestran siempre la misma cara a su sol. Eso significa que en esa cara hay una temperatura infernal, mientras que la cara que está eternamente en la sombra, tenemos el otro infierno, el de Dante, que como saben, era frío de narices. Una atmósfera apreciable sin duda ayudaría a amortiguar la diferencia de temperatura entre ambas caras, pero dada la escasa masa de los planetas y su cercanía a la enana roja, el que tengan una atmósfera de esas características es altamente dudoso.
  • Es dudoso tambien que los que están en la “zona habitable” de la estrella tengan campo magnético que los proteja, como en el caso de la Tierra, del pernicioso  viento solar y radiaciones varias, que no es precisamente algo que le siente bien a la vida, dado que la densidad medida no encaja con la existencia de un núcleo de hierro-níquel.  Y aún suponiendo que tengan tal núcleo, este sólo generaría el campo protector,  si las órbitas de los planetas fueran un poco más excéntricas,  con lo cual rotarían a la vez que se trasladan en unos pocos días, generando así un campo magnético, aunque más débil que el de nuestro planeta. La realidad de los datos, desde luego, habla por ahora en contra de tal posibilidad.

Sin embargo, vean uds que esto no es freno para  que la fértil imaginación de los artistas de la NASA nos salga con unos mundos de fantasía, realmente seductores. Una pena que probablemente nada de esto sea verdad.

Bien todas estas observaciones de sentido común y  que sólo requieren un conocimiento básico de astrofísica, han estado ausentes en las efusivas comunicaciones de los responsables de la NASA. No digamos nada de los alegres medios de comunicación españoles, que como siempre se limitan a copiar-pastear lo que les llega sin mayor consideración.   Es realmente una lástima la manera sensacionalistas y vendehumista en que se conduce la ciencia moderna para demostrar su utilidad social, generando hype-s , que luego del revuelo, son fácilmente desmontables.

Los científicos no deberían tolerar que los marketineros, publicistas, artistas y políticos decidan como anunciar sus trabajos, y obligar a que se ciñan a la realidad de los hechos, es decir a la verdad, críticas incluidas. Nos iría mejor a todos.

Share

4 pensamientos en “Trappist-1: ¿ ha encontrado la NASA otras Tierras habitables ?”

  1. No olvide usted mencionar que dada la distancia entre dicho mundo y el nuestro poco importa que allí hubiera petróleo pues ir a recogerlo no está al alcance probablemente ni de nuestros tataranietos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.