Un AK 47 por 80 euros … y menos

Corren ‘macutazos’ (Radio Macuto) por las calles de España y sobre todo en las redes sociales de que la alerta ante el terrorismo se ha subido a Nivel-5. No es cierto. De momento, no. Eso sólo lo puede comunicar a la población el Ministerio del Interior a través de la D.G.P.

En cuanto al AK-47, ¿Por qué se usa como arma? La respuesta es muy fácil. Sencillísima. Porque es duro y fiable en cualquier terreno y situación y porque, por 80 Euros y menos, en paises como Afghanistan se venden como churros.

“De todas las armas del vasto arsenal soviético, nada más rentable que el Avtomat Kalashnikova modelo 1947, más conocido como AK-47 o Kalashnikov. Es el fusil de asalto más popular del planeta, un arma que adoran todos los combatientes. Cuatro kilos de amalgama elegante y simple de acero forjado y madera que no se rompe, no se atasca ni se recalienta. Dispara cubierto de barro o lleno de arena. Es de manejo tan fácil que los niños pueden usarlo. Y lo hacen. Los soviets lo pusieron en una moneda, Mozambique lo puso en su bandera. Desde el fin de la Guerra Fría, el Kalashnikov se ha convertido en la mayor exportación de Rusia, por delante del vodka, el caviar y los novelistas suicidas”.

Pesa apenas cuatro kilos sin munición, mide 87 centímetros y lleva 30 balas en su característico cargador curvado. Se estima que ha provocado más muertes desde su creación que la artillería, los ataques aéreos y los cohetes, a razón de unos estimados 250.000 aniquilados al año. Es básicamente indestructible, el arma favorita de rebeldes, revolucionarios y asesinos.

Según la leyenda creada en la URSS en tiempos de Stalin, un joven comandante de tanques herido en combate, Mihail Kaláshnikov, empezó a trabajar en su desarrollo ya durante la guerra. La verdad es más compleja, como analizó el periodista y ex oficial de Marines C.J. Chivers en su magistral trabajo sobre la historia del arma titulado simplemente ‘The Gun’. El AK-47 fue producto de un complejo proyecto de desarrollo militar e industrial en paralelo al de la bomba atómica soviética. Como con el ejemplo alemán, la clave fue una nueva munición intermedia entre la de pistola y la del rifle. En este caso, el cartucho 7,62 x 39mm.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.