Todas las entradas de: Jose Luis Escobar

NACIÓN DE NACIONES: un homenaje al pueblo gitano

Princesas gitanas. 1870. Narcisse-Virgile Díaz de la Peña.

Siendo estudiante de Derecho, asistí a la vista pública de juicios penales. El juez dio inicio interrogando a un gitano que informó que había recibido una soberana paliza de la mujer de su raza sentada no muy lejos de él. El juez interrogó a la acusada, una gitana tímida, madura, delgada y de apariencia afable, que confesó que efectivamente le había agredido y que no le había causado lesiones, “muy a su pesar”. Habló poco y mal. No tenía por qué confesar. Los testigos ratificaron su versión.

Entonces me percaté que la sala estaba repleta de gitanos. Todos se mostraban silentes y respetuosos. Recordé la vieja pragmática que dictó Isabel de Castilla, contra los gitanos sin oficio conocido:

“…  cada uno cien azotes por la primera vez, y los destierren perpetuamente destos reinos; y por la segunda vez, que les corten las orejas, y estén sesenta días en las cadenas, y los tornen a desterrar, como dicho es, y por la tercera vez, que sean cautivos de los que los tomasen por toda la vida” Real Pragmática de Isabel de Castilla de 1499. Novísima Recopilación: Libro XII Título XVI

Para finalizar el acto, el juez hizo poner en pie a la acusada. Tenía derecho a la última palabra. El asunto no revestía dificultad jurídica. En el uso de la última palabra se mostró tímida, concisa y contundente: “Lo hice porque violó a mi hija. Lo tenía que hacer ”.

A preguntas del juez la agresora indicó el juzgado y el procedimiento que instruía la investigación sobre la presunta violación. El ambiente se volvió muy tenso. En la sala abarrotada de gitanos el silencio era hiriente.

Señora: quiero que sepa que no puedo tener en cuenta si hubo o no una violación, porque yo no puedo investigarlo. La ley me lo prohíbe. Estoy obligado a juzgar solamente una presunta agresión contra este señor. Tengo que dictar una sentencia. Todas las pruebas apuntan contra usted, incluso su propia declaración.  Le aseguro que como no ha habido lesiones, la sentencia va a ser muy leve. ¡pero tengo que condenarla”.  El juez estaba conmovido y se sintió obligado a disculparse.

Un viejo gitano, dio un bastonazo en el suelo y se puso de pie sin pedir permiso, casi interrumpiendo al juez:

“Señoría soy el patriarca gitano de esta zona. Hemos venido a someternos a la justicia que usted imparte.  Usted no puede juzgar todos los hechos que aquí se han mencionado, porque su ley se lo prohíbe. Lo comprendemos. Pero nosotros tenemos otra ley, la ley gitana. Y habrá justicia”.

Un pueblo -el gitano- tiene unas costumbres ancestrales y esas costumbres han dado lugar a una ley. Da igual que esté o no escrita. Es una ley que  vincula a ese pueblo y puede que al individuo que lo ataque. Esas costumbres adquiridas con siglos de historia, han dado lugar a un pueblo diferente de cualquier otro: esto es una nación. Es un pueblo sin estado, sin territorio,  sin  militares ni policías, no tiene potestas.  Pero hago observar que  todos los gitanos presentes en el juicio, obedecerían sin dudarlo una orden del viejo patriarca impartida con un leve gesto. Eso es autorictas: autoridad que se imparte sin el empleo de la fuerza (potestas).  Hay una ley impuesta por la costumbre, hay quien la aplica al infractor y hay quien hace ejecutar a la fuerza su sentencia con una sola orden. Todo pueblo defiende sus costumbres y fuerza a sus miembros a respetarlas imponiendo castigos.

Se dice que la gitana es una nación étnica. Pero su condición de nación no la dan los genes, sino su 

tradición, sus  costumbres y su historia. Sin éstos rasgos sociales, los genes solo diferenciarían a los miembros de este pueblo por su piel aceitunada. Pero esos caracteres históricos sin genes, darían lugar exactamente a la misma nación.

A pesar de sus costumbres y sus leyes, históricamente el pueblo gitano se ha adaptado al lugar donde habita. Se someten y acatan las leyes de la nación que los acoge. Pero, y esto muestra el caso que he relatado, siempre que se cumplan los fines recogidos en sus leyes no escritas. No pueden dejar impune un delito según su ley o su tradición, porque la nación que los acoge así lo establezca.

Si el viejo patriarca gitano, o algún consejo de ancianos,  impuso algún castigo  al presunto violador, lo ignoro. Pero de haberlo hecho, su ejecución chocaría con el código penal español.  Por eso es tan difícil la convivencia de una nación dentro de otra. No por racismo, prejuicios u otras consideraciones semejantes, sino porque poseen unas costumbres y tradiciones diferentes (de lo contrario serían la misma nación) y porque éstas se imponen a la fuerza, en contra de la ley y las costumbres del pueblo que los acoge.

El pueblo gitano es una nación dentro de la nación española. Y dentro del territorio español existen solo dos naciones definidas por su carácter, costumbre, leyes y tradición: La nación española y la gitana.

Hoy el pueblo gitano está muy bien adaptado. No existen los gitanos nómadas que cantaba Lorca  y que tanto castigó Isabel de Castilla, entre otros. Hoy son profesionales, estudiantes, trabajadores, inversores y empresarios. No hay mejor comercial que un gitano. El caso que menciono, aunque verídico, es anecdótico, pero sobre todo, es aleccionador.  Hubo una nación judía dentro de España. También una nación de moriscos. Pero hoy solo pervive como tal, la nación gitana.

Dentro de España puede emerger otra nación: la musulmana. Con sus costumbres, ritos y tradiciones históricas que son propias solo del pueblo musulmán, que impone castigos a los infractores, como toda nación.

Cuando Pedro Sánchez e Iglesias, hablan de España como nación de naciones, están rindiendo un homenaje a los gitanos.

Se lo debemos.

Share

LA PRENSA COBARDE: LA A.P.M.

El Pobre Poeta, pintado en 1839 por Carl Spitzweg. Es uno de los cuadros más conocidos y admirados en Alemania. Describe el idealismo de un poeta sumido en sus versos, desprendido de todo bien material, hasta de los muebles que le han servido para calentarse

Los soldados, los periodistas, los toreros y los poetas tienen una virtud en común: El valor. Sin esta virtud, el soldado será un desertor, el periodista un vendido, el torero un pelele y el poeta un cantamañanas.

Decía Zola en “Yo Acuso” que “nosotros, los poetas, somos los que ponemos en la picota eterna a los culpables. Las generaciones desprecian y escarnecen a los que condenamos. Hay nombres criminales que, cubiertos de infamia por nosotros, pasan a ser por siempre inmundos desechos. La justicia inmanente se reservó ese instrumento de castigo; encargó a los poetas que legaran a la execración de los siglos a aquellos cuya maldad social y cuyos crímenes excesivos escapan a los tribunales ordinarios”  

Allí donde se vote, exista o no una democracia, la prensa tiene la responsabilidad de publicar aquello que muchos no quieren escuchar. El periodista se debe solo a la verdad y ha de estar revestido de un valor considerable para enfrentar la verdad al cargo institucional, que por naturaleza, querrá silenciarlo. De ningún modo debe de ser sobornado. No debe consentir ser invitado, subvencionado, comprado por aquel que debe controlar.

Un periodista cobarde, temblará ante quien ostente la potestad del Estado, se sumará “al pacto tácito de silencio”  para no atacar al Jefe del Estado. Un pacto del que se siente orgullosa Dña. Victoria Prego Presidente de la Asociación de Prensa de Madrid, (APM)  la misma que ocultó su conversación con Suárez en la que éste confesó cómo hizo trampas para evitar un referendum sobre la República, la misma cronista oficial de la transición que defendió y tapó las vergüenzas del “heredero de Franco a título de Rey”, la que glosó la toma del poder de los franquistas a la muerte de Franco, la que se escondió ante la traición del Rey a su padre y a la monarquía, la que alabó al Secretario General del Movimiento (Suárez) para que repartiera el poder hasta que fue fulminado por no tener más poder que repartir. Este epítome de la valentía es la Presidenta de una Asociación cobarde que defiende a periodistas remilgados.

Denuncia esta plumífera melindrosa, que personas vinculadas a PODEMOS llama “tontos” a ciertos periodistas y los ofenden afirmando que “de donde no hay no se puede sacar”.  Las denuncias son anónimas. No porque los periodistas afectados se sientan avergonzados de revelar su miedo, sino porque sienten miedo de los autores de tamaños desafueros.  

Los valientes que ha de enfrentarse al poder con la verdad, tiemblan  porque el insulto “tontos” pueda pasar a mayores y sean tachados sin misericordia de “pazguatos”. Es  de imaginar el ataque de pánico que sufriría esta caterva de gazmoños, si fuera un Director General, un Ministro, un Presidente o un Rey quien los increpara por arrojarles a la cara la verdad que deben descubrir, defender y publicar.

España es uno de los países mas corruptos de Europa, gracias entre otros,  a periodistas que son el epítome de la cobardía. Es una nación mal informada por periodistas que han hecho grandes fortunas.

La APM ha venido recibiendo subvenciones otorgadas por los políticos de 8,6 millones de euros al año, que utilizaban, al parecer, para pagar el seguro médico de los periodistas afiliados. Recibían dinero de aquellos que deben controlar. Es decir, además de cobardes, se han dejado comprar.

Tocqueville estableció que se quiere a la prensa, por consideración a los males que impide, más que por los bienes que realiza.  Pero una prensa cobarde y vendida ni impide males,  ni  reparte bienes. Es la herida por la que se desangra el ethos nacional, es una alcantarilla, un pozo negro donde va a desaguar la verdad que debe alimentar la moral de un pueblo.

Como una barragana melindrosa, la prensa española recibe emolumentos del poder, al que teme y halaga,  se beneficia de las oportunidades de negocio que aquél le otorga y a cambio se ofrece como felatriz complaciente y obsequiosa.

Los periodistas gazmoños, han de ser arrojados al foro de los poetas, como fue arrojado Marco Antonio a los brazos de Cicerón,  que “le entregó al recuerdo  sempiterno de los hombres marcado con las más auténticas señales de infamia”.

Las manos que escribieron esas filípicas terminaron  clavadas en la puerta del Senado Romano, por orden de Marco Antonio. Cicerón pasó a la gloria y su víctima a la ignominia. Cicerón fue el verdugo de su asesino. No su felatriz.

Share

Compromís, el aliado de Podemos: de defensores a enemigos del medio ambiente y la salud pública

Algo que jamás se atrevió a hacer el PP en los últimos quinquenios: Ahora pueden contaminar, pero legalmente, sin incurrir en delito ecológico. Dos mil niños respiran esas sustancias a menos de 1000 metros del puerto. Los patios de sus colegios amanecen con una capa de polvo habitualmente.

En Alicante, si el viento sopla a más de 20 km/hora, o las grúas gigantes del puerto cargan un barco de graneles, miles de kilos de polvo de klinker o coque se dispersan por el aire. Ambas sustancias (derivadas del cemento y de la combustión del carbón respectivamente) inhaladas de forma habitual repercuten en la salud y en la esperanza de vida. De la dirección del viento depende de que contaminen el mar o contaminen la atmósfera del núcleo urbano de la ciudad, situada unos 500 metros del puerto.

Ciudad de Alicante

El problema se arrastra desde hace lustros, debido a un sistema estable de administración del puerto: Su consejo de administración, que incumple toda normativa nacional, autonómica y local relativa a la contaminación, está formado por representantes de la administración central, autonómica y local.

Se produce así el conocido efecto Al-Capone, ideado por el legendario mafioso que llegó a la conclusión de que es más rentable pagar a la policía, que enfrentarse a ella. De este modo quienes han de velar por el cumplimiento de la ley, trabajan para los que la vulneran, por un precio que hace muy rentable el negocio.

El efecto de este sistema, es que durante muchos años, esta actividad ha venido funcionando sin licencia de medio ambiente y sin autorización de emisiones a la atmósfera. Sencillamente los gobiernos municipales y autonómicos del PP, miraban para otro lado.

Puerto de Alicante. Peligro para la salud pública

Hoy en la Comunidad Valenciana ya no gobierna el viejo PP de la trama Brugal. Gobiernan en coalición el PSOE y los nuevos Compromís y Valencia en Común. Los personas que ocupan cargos relacionados con el medio ambiente en la administración local y autonómica han sido luchadores ecologistas desde hace años y poseen un aureola de prestigio bien merecida.

¿Dirán ustedes que han prohibido la actividad de modo inmediato, cumpliendo así el sueño perseguido por los activos ecologistas durante años?

Pues lo cierto es que acaban de otorgar una licencia de emisión de contaminación a la atmósfera al Puerto de Alicante.

Algo que jamás se atrevió a hacer el PP en los últimos quinquenios: Ahora pueden contaminar, pero legalmente, sin incurrir en delito ecológico. Dos mil niños respiran esas sustancias a menos de 1000 metros del puerto. Los patios de sus colegios amanecen con una capa de polvo habitualmente.

La autorización redactada por ecologistas, establece que se debería ejercer esa actividad en naves cerradas y en depresión para impedir la emisión de polvo, como establece la ley aplicable, pero se les autoriza a realizar la actividad, como vienen haciendo. Se ignora las consecuencias de que un niño respire habitualmente esas sustancias desde los 3 a los 18 años. Pero se sabrán.

Como hay que verlo para creerlo, adjuntamos ilustraciones para que juzguen por ustedes mismos.

La explicación dada por los ecologistas en el poder a los afectados en una reunión celebrada esta semana: La autorización de emisiones, es una consecuencia de la “geometría política” y “no es lo mismo estar en el poder que tener mando”. Textualmente. Esta es la nueva forma de hacer vieja política.

Share