España, último paraíso socialdemócrata

España está a punto de convertirse en el último paraíso jurásico para posmodernistas, socialdemócratas, unionistas, euristas, onegeteros, “jenaros” del más amplio rango  hasta  llegar al sector feminazi, y cómo no, dando cabida en el pastel a nuestros amigos los inmigrantes, a los que hay que abrirles las fronteras de par en par, como mantienen esas luminarias políticas de Mariano Rajoy Brey y Pablo Iglesias, mientras se machaca con saña a los trabajadores españoles.

Con la UE conteniendo la respiración ante la debacle que se le avecina en Francia y en Flandes, aquí en España bajo los partidos socialdemócratas del R78 se actúa, como siempre, haciendo caso omiso al radical cambio en la política internacional, por inercia, siguiendo todo lo que suene a antinacional, de machaque sádico al propio trabajador y  al pequeño empresario, mientras se abren alegremente las fronteras para potenciar el más descarado dumping laboral a favor de la oligarquía patria y extranjera.  Todo ello envuelto de discurso humanista y progresista , que o tragas, o te llaman facha.

La ausencia de un movimiento civil o partido que defienda los intereses nacionales, como pasa en todos los paises civilizados del occidente, nos ha llevado a ser una caricatura de nación donde los políticos corruptos que no creen absolutamente en nada, salvo en sus propios intereses de partido y en los de la ladrona oligarquía, lo disfrazan todo de hipócrita y cínico ideario socialdemócrata.

La última perla a esta soga de desvaríos la ha puesto el PP,  ya desde 2016:

Y continuan para premio en 2017. Mientras esto sucede en el resto de los países más avanzados, ante el “ostentóreo” cabreo de una población cada vez más depauperada con tanta globalización socialdemócrata y falso discurso de pijería de pseudoizquierda, los políticos se han visto presionados contra las cuerdas a tener que empezar a defender a sus propios ciudadanos.  Francia, Holanda, Dinamarca, ahora Austria, donde ya se huelen la muerte de la UE, y han dado un paso adelante bonificando a las empresas que contraten a nacionales.

España ante los cambios convulsos que se avecinan necesita un nuevo movimiento civil que propugne una auténtica revolución democrática , que realmente haga al ciudadano protagonista de la política del país a través de su representación directa, quitándole  el monopolio de la política a los partidos estatales, llenos de nefastos personajillos que no han pegado un clavo en su vida, pero que pretenden encima dirigir las nuestras.

¿Haremos el mismo ridículo de siempre, como cuando adoptamos el anarquismo, que llevaba décadas muerto en Europa? o el absolutismo, cuando sólo quedaba en los museos franceses.  ¿Seguiremos con la naftalina socialdemócrata, como se continuó con el  anacrónico residuo del fascismo hasta 1975?.  ¿Será España la única que seguirá con el Euro cuando el resto de los paises lo hayan mandado al carajo?. No se rían, que la peseta fue el euro de la Unión Latina, que España jamás abandonó  mientras  los demas volvían a su moneda.

Share

Un comentario sobre “España, último paraíso socialdemócrata”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.