La neumotectónica: programando a las masas con el hiper-irrealismo

Vivimos en un mundo donde la apariencia más estrambótica se ha transformado en la realidad cotidiana.  Ocurrió algo semejante en las dos últimas décadas de la Unión Soviética. Estaba claro que el sistema había quebrado, sin embargo, todos,  desde los ciudadanos de a pie, pasando por los políticos del partido,  se comportaban con normalidad, ignorando la quiebra evidente. Al no tener un sistema alternativo al existente, aquel desastre era considerado como la única opción posible y la negación de la realidad, la respuesta natural.

En el mundo de 2017  lo virtual, la gran mentira se encuentra multiplicada varias veces.  Tras analizar someramente el sistema político, financiero y económico actual, un observador objetivo llegaría a la conclusión de que tal sistema está podrido hasta lo más profundo de sus raíces

En el mundo de 2017  lo virtual, la gran mentira se encuentra multiplicada varias veces.  Tras analizar someramente el sistema político, financiero y económico actual, un observador objetivo llegaría a la conclusión de que tal sistema está podrido hasta lo más profundo de sus raíces.  Su estupor, no obstante, no vendría de tal constatación, sino de como la masa, la gran mayoría, puede seguir creyendo en las supercherías que les cuentan sus políticos, economistas-sacerdotes, los medios de información, y en general, todos los charlatanes que dirigen ahora mismo el mundo.

Vivimos en un sistema financiero donde los grandes bancos quebrados simulan funcionar sin problema. Donde nadie ve que la política monetaria fraudulenta, impuesta por estos grandes bancos privados, junto a los bancos centrales,  es un puro engaño de consecuencias gravisimas para el futuro inmediato: el poner el dinero FIAT a tipo de interés cero, una medida excepcional y muy transitoria, se ha convertido en tratamiento crónico que todo el mundo considera normal y hasta producente.  Una monumental mentira que causa que la productividad siga estancada, los sueldos en continuo descenso y el trabajo basura la nueva normalidad que arrastra a la mayoría de los trabajadores hacia el  estado de  pobreza disimulada. La resistencia está formada por el hipster, escéptico con el main-stream, pero knockeado y sin respuesta efectiva (95 millones de personas en edad de trabajar en EEUU  están inactivas y son suprimidas de las estadísticas de desempleo, lo mismo vemos en el resto de los paises)

Los “rentistas-hegemones” son los amos de este mundo. Aunque la propaganda oficial nos hable de sistema capitalista, no es verdad. Los capitalistas industriales hace tiempo que perdieron el liderazgo político y socioeconómico, su lugar ha sido ocupado por los charlatanes apologistas del hiper-irrealismo y los rentistas extractores, que agrupados en monopolios y oligopolios parasitan a la economia, creando un no-mercado cerrado donde se dedican a apalear con tasas abusivas a los nuevos siervos de la gleba: el consumidor programado en el hiper-irrealismo, que luego acaba votando a los políticos que defienden los intereses de tal clase rentista extractora y parasitaria.

En un próximo artículo  explicaré como operan estos neumotectones deformando la percepción social de la masa, para que vea que el sistema quebrado en el que vivimos es el único posible y sin alternativa.

Mientras tanto no se pierdan este excelente documental: “Hiperrealismo”, quítenle algo de conspiranoia, y quédense con la evolución de los simples hechos que narra. Recuerden,  no se dejen hiper-irrealismizar, ni hipernormalizar

 

2 pensamientos en “La neumotectónica: programando a las masas con el hiper-irrealismo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.