Para Siria en Nochebuena

portada-batista

El llorar más cruel no sangra lágrimas
es seco y con sabor a muerte
crepitar del árbol al que la mano asesina clavó el fuego
grito apagado en garganta ahogada por la arena
papilas que mueren sepultadas por los aludes de ausencia
El llorar más cruel es la distancia irrefutable
cielos que no son tu cielo
respirares que de hielo llegan
y se derriten sin agua
áridos con sabor a podredumbre embalsamada
De amor sin humedad vertido en resquebrajada arcilla
nace el llorar más cruel
aquel que amarra el dolor cárcel de cuerpo envenenado
que te hace niño en un erial sin pechos
aquel que en los ojos deja para siempre la lágrima apagada.

Share

Un comentario sobre “Para Siria en Nochebuena”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.