Archivo de la etiqueta: atentado

España bajo ataque

Decía Stefan Zweig en su El Mundo de Ayer (“Die Welt von gestern”), que el nacionalismo había destruido a la Europa próspera y libre que su generación conoció.  Las dos guerras mundiales, lo fueron efectivamente nacionalistas. La primera como prolongación de la doctrina político-militar de Clausewitz y Bismarck por la que la guerra era la continuación de los objetivos políticos nacionales, y la segunda guerra mundial, donde el nacionalismo ya lo es cultural, territorial y racial y se erige en una religión de Estado, el estado totalitario nacionalista. El nacionalismo, como bien predijo Zweig, acabó con toda Europa y desde aquella época no ha vuelto a levantar cabeza aplastada aún más por las partitocracias impuestas por los usanos. Y seguimos sin aprender…

España ha sido y es atacada por toda clase de nacionalismos , el etarra, hoy institucionalizado pero nunca pacificado . El catalán partitocrático, en proceso de convertir su tribalismo étnico folclórico actual en un nacionalismo articulado como lo fue el nacionalsocialista, para ello necesitan su independencia y una más que probable guerra, única forma que tienen los nacionalismos nacientes de afianzarse.  Y recientemente, el nacionalismo islámico, el del tal ISIS como antes de el Alqaeda, que reclaman un gran Califato Musulmán regido por el Corán y la Sharia, que se extendería hasta ocupar Al-Andalus, hoy España.

Stefan Zweig. El que mejor retrató el horror de los nacionalismos.

Los nacionalistas son todos iguales, pueden cambiar su manera de aparecer, su retórica, su deseo infinito de paz y libertad, eso lo decía hasta Hitler en sus discursos, pero el veneno con el que inoculan a su auditorio es el mismo: el odio al antiguo vecino, que ahora aparece como enemigo, al que se va deshumanizando (“Untermenschen”) mediante segregación legal y reclusión en ghettos, hasta que finalmente desaparece expulsado del territorio o convertido en humo.

España repite la historia europea ante la mirada atónita y confusa de su gente.  Atacada desde dentro y desde fuera. El Régimen del 78 ha contribuido como ninguno otro a la desaparición del país inventándose lo de las autonomías que ningún tratadista político decente puede tomarse en serio.  Las  autonomías, como su nombre indica, son una contradicción permanente contra cualquier forma de Estado, generan un caos territorial que diluye las responsabilidades de los partidos políticos. Lo hemos visto en los trágicos atentados de la región catalana;  nadie se hace responsable de nada: ¿ quién es el responsable de que no hubiera bolardos o maceteros en los accesos a la Rambla, que hubieran impedido el atentado con furgoneta?. ¿Es culpa de alcaldesa de Barcelona o del Ministerio del Interior?.  ¿ Por qué tiene que tener una alcaldesa poder de decisión sobre asuntos técnicos policiales de seguridad ciudadana?.  ¿ Alguien se imagina al alcalde de Nueva York ante la amenaza de un ataque terrorista pasar de lo que le diga el FBI?. No, porque no puede, esa es la diferencia.  No es que sea Colau o Carmena, es que la constitución del R78 lo permite.

Y siguiendo con las afrentas  y chapuzas. Sería impensable, también, que luego de un atentado salieran en EEUU por la tele el alcalde de Baltimore y el gobernador de Maryland, ambos irlandeses, informando al mundo entero de lo sucedido en gáelico como parte de la campaña para  su referendum de independencia de EEUU.  Esto sólo es posible en un régimen como el del 78, donde nadie sabe quien manda en el país , quien es por tanto responsable de qué y  que competencias delimitadas corresponden a cada autonomía.

Tampoco es imaginable en país civilizado del mundo alguno, que una policía local está tan politizada como la catalana, y que haya instrucciones desde los cargos políticos para que  los Mossos mantengan el secretismo sobre la investigación de atentados terroristas y no se le diga nada a los cuerpos de seguridad del Estado que tienen la experiencia y el material para haber sabido con antelación lo que se preparaba en Cataluña.  Pero de nuevo, ¿ es culpa de los dirigentes catalanes o de una chapucera constitución que les da todo el poder que ellos quieran coger?.

El papanatismo no termina aquí.  En España no se puede poner la alerta máxima, que es lo que hizo  Francia o Alemania, luego de sus atentados, porque eso molestaría a los nacionalistas catalanes, ver al ejército apatrullando sus calles.  De eso se encarga la policia local politizada, algo risible y terrible.

 

 

Mezquita del Ripoll. El imán el cerebro de los atentados.

Y no paramos, tampoco nadie se hace responsable de la demencial política migratoria habida en Cataluña, donde se ha ido estableciendo una comunidad musulmana salafista radical de las más númerosas de Europa. No pasaba nada mientras hablasen catalán y fueran  proindependentistas , y poco importa que la interpol destaque que gracias a Cataluña, España es la que más contribuye con voluntarios europeos al ISIS. No es nada raro, es público y notorio que células terroristas se preparan en muchas mezquitas de allí, pero si los dirigentes catalanes se empeñan en no dejar que los cuerpos de seguridad nacional investiguen, nada que hacer, oiga, están en su derecho, ante la indefinición total de un Régimen donde no se sabe quien manda en qué.

Y ya para terminar con la galeria del surrealismo más esperpéntico, la autoncensura de los medios para no referirse con claridad al objetivo político-religioso de los atentados.   ¿ Por qué nadie dice que los radicales musulmanes son los verdaderos musulmanes ya que siguen de pé a pá el Corán?.  Silencio absoluto. No se quiere criminalizar a los musulmanes corrientes, de acuerdo.  Porque la mayoria de los musulmanes pacíficos lo son, precisamente por ignorar gran parte del Corán.

Pongamos en cifras el problema del islamismo radical en España:

400 mil musulmanes de tendencia radical, agrupados en 200 mezquitas, financiadas con dinero de la aristocracia waabita de Arabia Saudí, imposibles de controlar con imanes radicales, encargados de propalar la doctrina de la élite intelectual saudí, y 600 comunidades musulmanes que incitan no precisamente a la paz universal.  Controlar a toda esta gente, más poner dispositivos antiterroristas en las ciudades de tamaño medio costaría muchos miles de millones de euros a Defensa. En su lugar, se optará por regar de subvenciones a estas comunidades para que adopten un discurso menos radical y  a esperar. El elefante es muy grande y los políticos no quieren hablar de él, aterrorizados como están,pero de aquí es de dónde sale esa carne de cañón, jovenes sin futuro, manipulados para atentar contra nosotros, o irse de soldaditos a Siria con el ISIS, 2000 españoles musulmanes por allí ya.

España seguirá ciega y sin respuesta mientras tengamos un Régimen el del 78 indefinido políticamente para que nadie sea responsable de nada y todos, los partidos políticos estatales, puedan cobrar a cambio de arrasar al país a la medida de sus ambiciones sin control.

 

Share